Ante la afluencia de peatones en la Puerta del Sol durante el Puente de la Constitución, la Policía Local madrileña se ha visto obligada a filtrar los accesos a la mítica plaza madrileña, según ha informado Telemadrid.

Unos 200 agentes vigilan estos días las calles y vías contingentes a Sol para que no se produzcan aglomeraciones durante estas fechas señaladas de Navidad. La concentración ha obligado a cerrar la estación de metro de Sol antes de lo previsto. «Si dicen a las siete, es a las siete», protesta un ciudadano sorprendido por el adelanto del corte.

La Policía recuerda que la zona del centro en la que se encuentran los puntos más atractivos de la Navidad (tiendas, belenes, mercadillos, etc.) ocupa un área equivalente a 14 hectáreas, donde «cabe mucha gente», pero en realidad no es el aforo el que preocupa a la Policía: «Lo que nos preocupa es que la gente no se junte en exceso».