La Policía Nacional ha registrado esta mañana decenas de pisos y habitaciones de supuestos hoteles en el madrileño Paseo de las Delicias en una operación contra la prostitución coactiva y la explotación de mujeres, han confirmado a Europa Press fuentes policiales.

En estos pisos desmantelados, situados entre los números 127 y 133 de esa calle, vivirían mujeres a las que mafias organizadas las obligarían a prostituirse casi todo el día, negándoles las salidas del edificio, con el objetivo de quedarse con el dinero que recauden para pagar supuestos deudas contraídas con estas bandas por traerlas a España.

En noviembre de 2018 la Policía Nacional ya practicó una redada en la misma zona, arrestando a una quincena personas y rescataron a una veintena de prostitutas retenidas por una red «muy peligrosa» dedicada a la trata de personas y a la explotación sexual de mujeres. Se trataba de los edificios situados en los números 127 y 133, inmuebles enteros de cinco plantas dedicados casi en exclusiva a la prostitución.

El primero era frecuentado por clientes extranjeros y el segundo por españoles, este con persona de seguridad incluida. Los policías descubrieron que las chicas liberadas, que además vivían allí, eran observadas por un sistema de videovigilancia a través de un móvil por los jefes proxenetas, que las obligaban a ejercer sexo las 24 horas del día.