Una joven brasileña de 17 años anunció su propio asesinato a través de la red social Facebook: «Vengo a despedirme. Moriré en breve», escribió la chica en su perfil, tras haber contraído una deuda de 3.000 reales (unos 460 euros) con un grupo de narcotraficantes locales, según ha informado el diario británico The Sun.

Cristiane Carvalho Guimaraes, de la Amazonia brasileña, explicó en la red social que los asesinos iban a enviar la ubicación exacta de su cuerpo después haberla asesinado. Se desconoce, hasta ahora, la causa de la muerte.

El siniestro tuvo lugar el 13 de febrero y al día siguiente, desde el perfil de la chica, se envió un mensaje, presumiblemente por parte de los asesinos, donde se informaba de la localización del cadáver.

La policía brasileña tenía conocimiento de la desaparición de la niña desde el 12 de febrero. Cuando los agentes la encontraron al día siguiente en el lugar revelado por los criminales, la joven ya había sido asesinada.