Sucesos

Una pelea fue el origen del doble homicidio en el bar de Parla (Madrid)

Fachada del bar Freiduría La Espuela.

Fachada del bar Freiduría La Espuela. EP

Una pelea en el interior de la freiduría La Espuela de Parla (Madrid) fue el origen del doble homicidio que acabó con la vida del dueño del local y de un cliente, en un crimen que la Policía Nacional ha resuelto, arrestando a su autor, en menos de 48 horas, según han informado este jueves a EFE fuentes de la investigación.

Según las pesquisas de los investigadores del Grupo VI de Homicidios, esta reyerta se produjo durante la madrugada del martes cuando estaban en el interior del local, ubicado en el número 21 de la calle Guadalajara, Rubén, el dueño de 62 años, y un cliente, apodado el Maño, de 51.

En ese momento, en el que el bar estaba cerrado al público, accedió al interior el presunto homicida y se inició una pelea entre los tres hombres.

El origen de este enfrentamiento de momento se desconoce, ya que los investigadores aún están interrogando al supuesto responsable, un español de 52 años español que no tiene antecedentes.

Los agentes barajan varias hipótesis sobre el detonante de este enfrentamiento, pero pierde peso que fuera el tráfico de drogas.

El presunto autor, que actuó solo, acuchilló y golpeó en la cabeza a ambos hombres, que presentaban cuchilladas y traumatismos. También había restos de sangre y cristales en el suelo del local.

Uno de los cuerpos se encontraba tras la barra, entre la puerta del baño y la cocina, y el otro tendido en el suelo delante del mostrador.

En su huida del local, intentó prender fuego, sin éxito, a la freiduría. Las llamas afectaron a alguna zona del local, y uno de los cadáveres presentaba quemaduras.

Pasadas las tres de la tarde de ese mismo día, David, un camarero de otro bar cercano, pasó por la freiduría y se extrañó de que no estuviera abierta.

Percibió un olor a quemado y al asomarse vio los dos cadáveres y la cocina destrozada, por lo que pensó que se había producido una explosión. Llamó al 091 para avisar, pero rápidamente los agentes, con la colaboración de los Bomberos de la Comunidad de Madrid, rechazaron que el origen de las muertes fuera una explosión.

Hasta el lugar se desplazó el Grupo VI de Homicidios y la Policía Científica, quienes recogieron pruebas en el establecimiento que les condujo al hombre que fue detenido este miércoles.

También se realizó la autopsia a los cuerpos, en el Instituto de Medicina Legal (IML), lo que confirmó que el suceso fue una muerte violenta.

Este individuo fue arrestado ayer a las ocho de la tarde en su domicilio en Parla, según han informado fuentes de la investigación.

Desde ese momento permanece en dependencias policiales, a la espera de pasar a disposición judicial, y los agentes esperan su declaración para conocer el detonante del crimen.

Te puede interesar

Comentar ()