Sucesos

Con bridas en el cuello para no comer ni beber: investigan al dueño de un perro por maltrato animal

Un agente del Seprona de la Guardia Civil

Un agente del Seprona de la Guardia Civil EP

Un hombre de 30 años de la Cuenca de Pamplona es investigado por la Guardia Civil como presunto autor de un delito de maltrato animal después de que tuviera a su perro, de 3 años y raza pastor alemán, con unas bridas colocadas en el cuello que le impedían comer y beber.

Una llamada al teléfono de Atención al Ciudadano de la Guardia Civil, 062, explicando que existía en una propiedad de la Cuenca de Pamplona con un perro claramente desnutrido puso en conocimiento a los agentes de la situación.

El Servicio de Protección de la Naturaleza SEPRONA de la Guardia civil de Navarra pudieron comprobar que este animal presentaba una actitud muy agresiva y no consentía que se le acercase a valorar su situación real.

Ante los claros síntomas de desnutrición que presentaba, debido a que llevaba atadas a cuello varias bridas de plástico que le impedían comer y beber y debido a la agresividad del animal, se procedió a solicitar apoyo de personal veterinario. Hasta el lugar acudieron dos facultativas de un centro veterinario que, tras valorar la situación, suministraron un sedante al pastor alemán y, una vez que el animal estaba completamente sedado, le realizaron una extracción de hasta 7 bridas de plástico que llevaba atadas al cuello, ha informado en una nota la Guardia Civil.

Posteriormente, desplazaron al perro a la clínica donde permaneció ingresado 24 horas con los cuidados necesarios para la recuperación de las heridas que presentaba en la zona del cuello.

Asimismo, los agentes obtuvieron la identificación del animal a través de la lectura del microchip, del que se pudo extraer los datos relativos al animal, así como la identificación de su propietario.

El pastor alemán fue recogido de la clínica por el gerente de una guardería canina de la localidad navarra de Bidaurreta, el cual junto a las veterinarias de la clínica veterinaria continúan suministrando los cuidados necesarios para la total recuperación del animal. El varón, de 30 años y residente en la Cuenca de Pamplona, ha sido puesto a disposición de la Autoridad Judicial en calidad de investigado como responsable de un delito de maltrato animal.

Te puede interesar

Comentar ()