Un profesor de Artes de un colegio privado de Boadilla del Monte está siendo investigado por grabar presuntamente durante una década a alumnas de 6º de Primaria en su despacho cuando se cambiaban para ir a clase de Educación Física.

La investigación, abierta por la jueza de Instrucción número 5 de Móstoles, se inició el pasado mes de junio después de que una vecina de Villanueva del Pardillo, donde vive el docente, encontrará por casualidad un dispositivo de almacenamiento digital que, según han comunicado desde el colegio, se perdió el 19 de junio. La vecina se sorprendió al ver que en su interior se almacenaban imágenes de menores que aparecían en ropa interior. El profesor, al percatarse de que la cámara no estaba, acusó a los niños de que la hubieran robado.

El dispositivo electrónico se entregó en dependencias de la Guardia Civil, cuyos investigadores se percataron de que en el uniforme de las niñas aparecía el anagrama del colegio Virgen de Europa de Boadilla del Monte, según ha adelantado la ‘Cadena Ser’.

El ‘modus operandi’ del presunto pederasta consistía en convencer a las alumnas de que tenían que cambiarse de ropa en su despacho para ir a clase de Educación Física debido a un problema de temperatura en los vestuarios. Tendría instalados presuntamente dispositivos de grabación en su despacho, según investigadores.

Tras recibir el atestado, la jueza de Móstoles ordenó antes de verano la entrada y registro del despacho del docente en el marco de las diligencias de investigación abiertas por la presunta comisión de un delito de tenencia de pornografía infantil. Las actuaciones no están bajo secreto de sumario, según han indicado a Europa Press las mismas fuentes.

En libertad con medidas

En la entrada y registro, los investigadores incautaron el ordenador del profesor, con numerosos archivos de almacenamiento de imágenes. Se le detuvo el pasado mes de junio por un delito de tenencia y producción de pornografía infantil.

El detenido, que según ha confirmado El País, es hermano del director del colegio, fue puesto a disposición judicial, saliendo en libertad con medidas cautelares como la obligación de comparecer ante el juzgado y la prohibición de acercarse al centro educativo y a otros centros escolares, entre otras medidas.

En la causa se han personado cerca de una decena de familias de jóvenes perjudicadas y se prevé que se incorporen más al abrir la jueza un periodo de ofrecimiento de acciones.

La investigación de la Guardia Civil sigue abierta al estar visionando los agentes del Grupo de Delitos Informáticos (GDT) la gran cantidad de archivos almacenados en los dispositivos informáticos incautados. Los agentes verificarán si las imágenes se distribuían en redes de pedofilia tanto a nivel nacional como internacional.

Comunicado del colegio Virgen de Europa

Según ha informado el centro privado de Boadilla del Monte en un comunicado, desde que se tuvo conocimiento de esta acusación, el colegio reaccionó «de manera inmediata y contundente». En el comunicado, la dirección del centro relata que, cuando tuvieron conocimiento de los hechos, se emitió un comunicado a las más de 800 familias que forman la comunidad educativa explicando la situación y actuando «con total transparencia».

«Nos pusimos a disposición de la justicia, con la que hemos colaborado y seguimos colaborando, aportando cuanta documentación y material se nos ha requerido. Lo vamos a seguir haciendo para contribuir a que los hechos se esclarezcan lo antes posible», han asegurado desde el colegio. A día de hoy, el colegio no tiene constancia de que existan más grabaciones de años anteriores. 

Posible destrucción de pruebas

El profesor, al percatarse de que la cámara había desaparecido el 19 de junio, podría haber destruido una docena de discos duros, según sostienen sus investigadores. De hecho, la Guardia Civil encontró discos duros ocultos en las paredes.