El pasado 11 de enero, la Guardia Civil incautó 90 kilos de cocaína que estaban escondidos en un contenedor de café procedente de Honduras, que habían sido ocultados en esta carga sin que los responsables de la importación lo supieran, un método conocido como el ‘gancho ciego’.

Según ha informado la Guardia Civil, una unidad en la que también participaba el Servicio de Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria detectó un riesgo en el cargamento, procedente de San Pedro de Sula (Honduras) con destino a Barcelona, y se procedió a realizar una inspección.

En el interior del contenedor, que tenía como mercancía declarada café en grano, encontraron escondidas dos mochilas que en total contenían unos 90 kilogramos de cocaína en ‘ladrillos’, de un kilogramo cada uno de ellos.

Se trata de un caso de ‘gancho ciego’, un método que utilizan los narcotraficantes, especialmente en los puertos, para camuflar su mercancía en contenedores sin que lo sepa el importador. Una vez que la mercancía ha llegado, otros miembros de esa organización se encargan de ‘rescatar’ la droga antes de que el contenedor sea despachado en la aduana.