Misterioso, escurridizo, silencioso, provocador, inspirador, activista. Así es Banksy. Su identidad es el secreto mejor guardado del arte callejero del siglo XX. ¿Toca Banksy en Massive Attack? Pues parece ser que sí. El periodista de investigación Craig Williams señaló hace dos años a Robert del Naja, uno de los tres integrantes de la banda Massive Attack, como la persona que está detrás del pseudónimo del artista graffitero Banksy.

Desde el año 2008, diversas teorías apuntaban a que el autor de los graffitis aparecidos en medio mundo eran obra del artista Robin Gunningham. Sin embargo, el estudio de Williams dio la vuelta a esta idea, resaltando que, al menos una decena de veces, la aparición de las obras de Banksy coincidieron con una gira de Massive Attack.

Las obras de Banksy han coincidido más de una decena de veces con la gira de Massive Attack

Sostiene Williams que tanto Del Naja como Banksy son oriundos de Bristol, ambos han confesado que se conocen y, lo que es mejor, muchas de las obras de Banksy coinciden con giras de la banda. Melbourne (2003), San Francisco (2010), Nueva Orleans (2008), Toronto (2010) o Boston (2010) son algunos de los lugares señalados en la investigación donde apenas transcurren unos días desde la actuación de la banda a la aparición de una obra de Banksy.

Robert del Naja, apodado ‘3D’, comenzó como graffitero en la década de los años 80 antes de formar la banda de trip-hop de Bristol, y en diversas ocasiones ha afirmado que es amigo de Banksy.

En su estudio, Williams se atreve a desvelar que las obras de Banksy podría tratarse de un trabajo coral, y no de una sola persona. “¿Y si Banksy no fuera una sola persona? ¿Y si fuera un grupo de gente? Como un valioso trabajo colectivo, hecho a lo largo de una década”.

¿Quién es Banksy?

Nadie conoce su identidad. Se dice que es rubio, alto, que pulula por la treintena, que luce ropa de graffitero y que es amante del hip-hop. Formó parte de la cultura artística callejera de Bristol, donde se inició en la técnica del spray. Harto de aquello, un día decidió dar un paso más. Él lo narra su libro, Wall and piece (Muro y pieza): “Estábamos poniendo ‘SIEMPRE LLEGA TARDE’ en el vagón de pasajeros de un tren. De repente llegó la policía y salimos corriendo. Pero yo me arañé con las espinas de un arbusto y no me dio tiempo a llegar a nuestro coche. Mis amigos se fueron. Yo me escondí debajo de un camión de basura. El motor estaba a la altura de mi cara: un hilillo de aceite se filtraba y me caía en la cabeza. Estuve así durante una hora, mientras oía a la Policía andando por los raíles, buscándonos. Decidí cambiar de táctica o dejarlo: tenía que tardar menos tiempo en pintar. Entonces vi que el tanque del motor del camión tenía letras pintadas con una plantilla. Yo podía hacer lo mismo con letras mucho más grandes”.

Cambio el método del spray aplicado directamente en la pared para hacer plantillas con cartones

Así nació el verdadero Banksy. Cambio el método del spray aplicado directamente en la pared para hacer plantillas con cartones que colocaba en la pared y que luego rociaba con pintura de coches. Rápido, directo y fácil. Ya nunca más le pillarían. Con esta técnica coloreó los parques de Bristol y sus perturbadores dibujos, poco a poco, se integraron en el paisaje urbano. Cargados de ironía, con ellos se reía del sistema, criticaba las prohibiciones y embestía contra las guerras.

En 2000 organizó su primera exposición en el restaurante-barco Severnshed, más tarde se trasladó a Londres, ciudad que también llenó de dibujos, viajó a Los Ángeles, San Francisco, incluso, dejó una muestra de su creación en Barcelona. Con el paso del tiempo, su fama y su cotización crecieron en la misma proporción que su misteriosa identidad. Aquellos que compraron sus obras en el restaurante de Bristol por unos cientos de libras hoy podrían pedir cifras astronómicas. Al desvelar su identidad… ¿habría asesinado Craig Williams a Banksy? Parece que no