No fue un icono erótico de Hollywood, tampoco una actriz pródiga en anunciar romances a los cuatro vientos, pero Audrey Hepburn (Bélgica, 1929-Suiza, 1993) tuvo la capacidad de cautivar a hombres y mujeres por igual, de convertirse en un ejemplo de solidaridad y, sobre todo, de inmortalizarse como icono de belleza, elegancia y estilo para varias generaciones.

“Tiene todas las coas que busco: encanto, inocencia y talento. Además es muy divertida. Es absolutamente encantadora”, dijo de ella el director William Wyler tras su prueba para la película Vacaciones en Roma. Pero no fue hasta Desayuno con diamantes cuando Audrey se elevó a la categoría de mito fashion. El culpable de aquella glamurosa transformación fue el diseñador Hubert de Givenchy que creó un vestuario exclusivo basado en su fina silueta y en sus ademanes de bailarina, carrera que abandonó para dedicarse al cine.

El Gemeentemuseum de La Haya (Holanda) presenta, a partir del 26 de noviembre, una ambiciosa muestra en la que el Givenchy rinde homenaje a su musa. La exposición Hubert de Givenchy: para Audrey, con amor, que podrá visitarse hasta el 26 de marzo de 2017, es una gran retrospectiva del trabajo del francés, leyenda viva en la historia de la alta costura del siglo XX. La muestra recorre la carrera del afamado diseñador pero prestando especial atención a su relación con la protagonista de Charada.

La amistad entre ambos tuvo un comienzo bastante curioso. Cuando avisaron a Givenchy que tendría que realizar el vestuario de Miss Hepburn para Sabrina, pensó que se refería a Katharine Hepburn y, cuando descubrió que se trataba de Audrey, se negó rotundamente. Después rectificó y, al final, aquél encontronazo laboral fue el comienzo de una profunda amistad que se prolongaría hasta la muerte de la artista. Durante 40 años, Hubert de Givenchy materializó un estilo único y característico que ella no sólo lució en la gran pantalla, sino también en sus apariciones públicas. “Los diseños de Givenchy son los únicos en los que me siento yo misma. Es más que un diseñador, es un creador de personalidad”, afirmó en una ocasión Audrey refiriéndose al modisto.

La exposición, en la que Givenchy se ha implicado personalmente, reúne numerosos trabajos del modisto que no han sido antes expuestos, entre ellos, los trajes que la actriz lució en Desayuno con diamantes o Cómo robar un millón y… Asimismo, reúne bocetos y dibujos realizados por el francés, así como fotografías de la actriz y carteles de las películas que protagonizó. Además, diversa documentación gráfica donde Audrey Hepburn aparece como embajadora de UNICEF, una labor humanitaria a la que se dedicó desde 1955 centrándose, sobre todo, en la malnutrición y el SIDA infantil.

  • La exposición Hubert de Givenchy: para Audrey, con amor puede verse, del 26 de noviembre al 26 de marzo de 2017, en el Gemeentemuseum (Stadhouderslaan 41. La Haya. Holanda). La entrada: 17 euros.