Alaska y Mario Vaquerizo se estrenan como actores de teatro con El amor sigue en el aire, una comedia de corte romántico escrita y dirigida por Félix Sabroso. Una historia que recorre más de una década de amor de dos parejas. Se trata de una experiencia efímera ya que la pareja se suma al reparto de El amor está en el aire compuesto por Manuel Bandera y Bibiana Fernández para las funciones especiales de Navidad. Alaska y Mario permanecerán en las tablas de la sala Capitol hasta el próximo 8 de enero. “Le hemos cogido el gustillo a la interpretación y estoy seguro de que, más tarde o más temprano, volveremos a repetir la experiencia”, desvela Mario Vaquerizo.

La pareja se ha tomado muy en serio esta nueva faceta profesional. Confiesan que no han parado de estudiar desde el mismo instante en el que les llegó el guión, cualquier momento es bueno para repasar el texto. “Incluso en el tren, de regreso de nuestros viajes”, matiza Mario. Alaska bromea con la idea de que la responsabilidad se ha apoderado del alma de su marido “que se sabe todos los textos de memoria y podría hacer de cover (sustituto) en caso de enfermedad de cualquiera”.

Se trata de una obra que ya existía y sólo se han tenido que hacer unos cambios para introducir a sus personajes

No es la primera vez que Alaska y Mario reciben una oferta para formar parte de una obra de teatro. En esta ocasión se han dejado convencer porque “era una apuesta entre amigos”, además “se trataba de una obra que ya existía, un texto que ya ha viajado por todo el país y sólo había que hacer unos pequeños cambios en el guión para incluir a los personajes de Carlota y Paco”. Alaska lo tenía claro. “Estábamos jugando con ventaja, puesto que la obra inicial nos gusta mucho”, confiesa la cantante de Fangoria.

El amor, el desamor, la rutina, el hastío, la diversión… todos los estadios por los que puede pasar una relación quedan reflejados en una obra que dura algo más de dos hora.

La originalidad del texto radica en que está intercalado con estrofas de canciones que, en calidad de diálogo

Bibiana Fernández lleva la voz cantante, nunca mejor dicho, de El amor sigue en el aire, una historia en la que el espectador asiste como testigo al nacimiento de la relación entre Bibi y Manuel hasta la muerte por aburrimiento y dejadez. La vida misma. La originalidad del texto radica en que está intercalado con estrofas de canciones que, en calidad de diálogo, sorprenden al espectador arrancándole una sonrisa en más de una ocasión. La música cose toda la obra. «Las estrofas son como un subtexto, hemos buscado temas populares que la gente pueda cantar con nosotros. La música es siempre un elemento transportador de las emociones». Temas como Yo no soy esa, de Mari Trini, Se me olvidó que te olvidé, de Bebo Valdés; Contamíname, de Ana Belén; Hoy tengo ganas de ti, de Rocío Jurado; Te estoy amando locamente, de las Grecas; Voy a ser mamá, de Almodóvar y McNamara; Han caído los dos, de Radio Futura; La pared, de José Manuel Soto o Vivo Cantando de Salomé, entre otros, suenan en las voces de los cuatro protagonistas.

Si Bibiana, con su desparpajo malagueño, surge como la esencia de la obra, Alaska y Mario interpretan a su propio alter ego. Carlota y Paco son una versión fresca y divertida de Olvido y Mario, mientras Manuel Bandera queda algo deslavazado entre tanto carácter.

Las funciones se desarrollan en la sala Capitol recientemente recuperada para el teatro

Estas funciones, además de la presencia de Alaska y Mario, tiene algo que las hace únicas. Se desarrollan en los Ccnes Capitol de Madrid, una sala que con esta función se ha recuperado para el teatro. La pantalla se mantiene, de hecho se convierte en un elemento vivo. “Es un telón de la ciudad donde viven los protagonistas».

Volviendo al tema central de la obra, el amor, surge una pregunta que permanece todo el espectáculo. ¿Por qué nos enamoramos? «Todos pensamos que nosotros no seguimos los patrones», explica Alaska, «que no estamos mediatizados por el cine y la literatura. Pero lo estamos». La solución la tiene un siempre dicharachero Mario: «Hay que estar bien enamorado, no mal enamorado». También de tus amigos, como los son estas cuatro figuras del espectáculo. «Con amigos también se discute» añade Bibiana. «Pero yo prefiero discutir con amigos que con extraños, porque es una discusión que se pasa muy rápido. Y el teatro te cura».