Es un todoterreno artístico. Escritor, dramaturgo y siempre interesante director, Santiago Loza (1971) le ha prestado su historia He nacido para verte sonreír a Pablo Messiez para que la dirija y la estrene en el Teatro de la Abadía de Madrid protagonizada por Isabel Ordaz y Nacho Sánchez. Maestro en retratar personajes femeninos, delicados, casi siempre misteriosos y con un doble fondo, Loza pulula sobre realidades muy complejas de manera sencilla, para robar el alma al espectador, al lector o a quien se interponga entre sus letras.

Nacido en el seno de una familia católica y conservadora del interior de Argentina, hasta los 15 años creyó que iba para sacerdote, pero él mismo ha confesado en alguna ocasión, perdió la fe por la literatura. Empezó con los libros de Salgari y Verne, más tarde, su profesor de literatura le iluminó el camino que le llevó a la escritura. El niño dócil se tornó en adolescente rabioso que se bebía los libros para sentirse identificado con abismos ajenos. Así brotaron su cine y su pluma.

He nacido para verte sonreír arranca con el monólogo de una madre que se despide de su hijo mientras aguarda la llegada del padre. La madre dice adiós a un hijo ausente, a un hijo que se alejó hace tiempo, la abandonó el día que escogió el silencio, en el mismo instante en el que se encerró en sí mismo y prefirió su hermetismo frente al mundo exterior. El padre lo recogerá para ingresarlo en una institución con la esperanza de vuelva a ser el de antes.

La obra bascula por los sentimientos de esa madre que no sabe cómo encontrar la palabra exacta, una mujer que busca la frase mágica que despierte del letargo a su cachorro y al mismo tiempo que pelea con sus entrañas para dar a luz a los afectos que más le duelen. Ella habla con la esperanza de que alguien le escuche, pero su réplica no es la esperada. “En realidad la madre rebusca entre sus sentimientos y siente que algo de ella se quiere ir también”, desvela Santiago Loza.  “La obra transcurre entre la melancolía y la tristeza, pero rezuma un humor secreto, un humor necesario para soportar tanto dolor y poner distancia”.

Para Isabel Ordaz, el texto es un universo femenino “muy bien retratado”, algo que, a su juicio, es “maravilloso” porque hay un punto de vista femenino que no es habitual. “Hay dos puntos femeninos importantísimos: el universo de las emociones, donde toda la acción es una acción interior, un tiovivo emocional continuo y agotador; y la palabra, que está en la historia de una manera exquisita”.

“He tenido que realizar un ejercicio de travestismo literario para ser la madre, ya que, de partida, mi punto de vista era el del hijo”

Santiago Loza confiesa que escribió la obra hace 10 años por una necesidad personal. “Quería indagar en el vínculo madre-hijo. No es autobiográfica, pretendía atravesar ese vínculo que es más cercano de lo que la obra manifiesta. En la obra la madre va descubriendo pequeñas señales de vida en lo que le pasa. He tenido que realizar un ejercicio de travestismo literario para ser la madre, ya que, de partida, mi punto de vista era el del hijo”.

He nacido para verte sonreír se estrenó en Buenos Aires y estuvo varios años en cartel, ahora recala en Madrid del 1 al 19 de marzo como primer texto representado en España de Santiago Loza.

El dramaturgo argentino se siente muy satisfecho del resultado de la obra. “El trabajo y la dirección de Messiez encuentran silencios de una poesía extrema. Isabel entiende el humor del texto como nadie. Entregada a su drama hay momentos en los que aparece con un humor que ilumina toda la sala. Es un espectáculo triste y vital, para nada solemne, y eso tiene mucho que ver con el trabajo de Isabel y de Nacho que está en el escenario toda la obra y su ausencia es una partitura de pequeñas acciones”, comenta el autor.

Admirador absoluto de la dramaturgia de Santiago Loza, Pablo Messiez  se siente feliz “por ser el responsable de estrenar un texto suyo en España”. Para el director, en la historia aparece “lo siniestro en lo más sencillo, y lo cotidiano desde un lugar que lo ilumina y lo redescubre”, concluye.

  • He nacido para verte sonreír se representa del 1 al 19 de marzo en el Teatro de la Abadía en la sala José Luis Alonso. De miércoles a viernes: a las 20.30 horas; sábado: a las 18.00 y a las 21.00 horas;  domingo: a las 19.30 horas. Intérpretes: Isabel Ordaz y Nacho Sánchez.