Sálvame Deluxe se lanza a la reconquista de la noche de los sábados. Al final, Telecinco ha claudicado. Tu cara me suena le ha hecho daño al programa de corazón y desde Mediaset han decidido cambiar el día de emisión a los sábados para competir con La sexta noche. Se trata de enfrentar el corazón a la política en una época en la que ésta anda de capa caída perdiendo audiencia. Permanecer el viernes por la noche frente a una nueva versión de Tu cara me suena sin famosos era una apuesta peligrosa para un formato que lleva en pantalla más de siete años, un programa que aguantó bien la primera embestida de su rival y que se ha dejado miles de espectadores en el segundo asalto.

Resulta innegable que la quinta edición de Tu cara me suena ha sido el verdugo de Sálvame Deluxe. El programa arrancó su quinta temporada como mejor estreno de entretenimiento en el prime time de Antena 3. El 7 de octubre de 2016 congregó ante la pantalla a 3.303.000 espectadores. Semana tras semana, se ha hecho con la noche de los viernes hasta convertirse en el espacio más visto del día. Trasladar este espacio de corte familiar ha sido la jugada maestra de los programadores de Antena 3.

El programa que presenta Jorge Javier Vázquez ha concluido el año 2016 como líder de su franja de emisión

¿Está el Deluxe herido de muerte? ¿Podemos hablar de formato desgastado? El programa que presenta Jorge Javier Vázquez ha concluido el año 2016 como líder de su franja de emisión, con una media del 18,3% de cuota de pantalla y 2.014.000 espectadores, el tercer mejor share de su historia. Los datos son los datos. De momento lo que revelan es que el programa presentado por Manel Fuentes le ha metido un buen rejonazo al Deluxe y que en las dos ocasiones en las que se han enfrentado se ha llevado la audiencia a su territorio.

Batallas aparte, el éxito de un programa de corazón como Sálvame Deluxe depende absolutamente del invitado. Tanto es así, que con la visita de Alba Carrillo el pasado viernes 24 de febrero El Deluxe se recuperó tras unas semanas de agonía en las que había alcanzado su peor dato de los últimos cuatro años. Alba Carrillo sentó frente al televisor  a 2.029.000 de espectadores, lo que se tradujo en un 17,1% de cuota de pantalla. El programa creció 3,8 puntos gracias a los problemas domésticos de la modelo y a pesar de Tu cara me suena.

Un resultado como éste ofrece argumentos a los programadores de Mediaset para creer que la solución radica en un cambio de día emisión, sobre todo, sabiendo que Antena 3 no abandona su apuesta y tras la final de la quinta temporada de Tu cara me suena estrenará Tu cara no me suena, el mismo formato de programa pero sin famosos. Si Mediaset no quiere abandonar el buque insignia del corazón no le queda más remedio que trasladarlo y reaccionar. En su lugar, Telecinco ha contraatacado con el estreno de una nueva edición de La Voz Kids, todo un fenómeno social y uno de sus programas más vistos.

Los programas de tertulia política andan de bajón y se han convertido en la diana de la estrategia de Mediaset

¿Ha dejado de latir corazón para televisión? En Mediaset no tiran la toalla. Ahora apuntan directamente hacia la política, la presa débil de la parrilla. Los programas de tertulia política andan de bajón y se han convertido en la diana de la estrategia de Mediaset.

La pérdida de interés político coincide con la situación del país. Desde su estreno en 2012, La sexta noche ha vivido un crecimiento paralelo a la preocupación de la ciudadanía por la política. Tanto es así, que en la temporada 14-15, coincidiendo con las Elecciones Municipales y el 20N, alcanzó su cuota más alta, un 11, 7%. En los momentos álgidos de información, el programa ha sido líder en su segmento, pero desde que las aguas se han calmado, la audiencia, poco a poco, le ha ido dando la espalda. El programa ha pasado de tener un 10,3% de cuota de pantalla y 1.331.000 de espectadores en febrero de 2016 a un 8,3% de cuota y 999.000 en febrero de 2017, lo que supone un descenso de 2 puntos y 332.000 espectadores. Ahora, además de la apatía por la política tendrán que vérselas con el corazón. El paso del tiempo coloca todo en su sitio, sólo entonces veremos si esta jugada le da la razón a Mediaset o a las voces del sector que sostienen que el formato Sálvame Deluxe está desgastado.

‘Tómbola’, los inicios del corazón

El corazón llegó para instalarse en nuestras pantallas de televisión el 13 de marzo de 1997, aterrizó de la mano de un irreverente y disruptivo Tómbola que en su primer programa ya marcó la diferencia. «Me voy, me da vergüenza tu programa, esta gente es gentuza». ¿Se acuerdan? Era Chábeli Iglesias, primera figura entrevistada en el programa de Canal Nou que abandonaba el plató indignada con las preguntas y el trato de los colaboradores. Tómbola marcó desde el minuto uno lo que iba a ser su línea. Cuando llevaba un mes en la parrilla, el Consejo de Administración de Telemadrid estudió la conveniencia de su emisión haciendo hincapié en que estaba financiado con dinero público. Los representantes de los partidos políticos de la oposición, PSOE e Izquierda Unida, se mostraron críticos con el espacio, al que bautizaron de telebasura e inadecuado para formar parte de la parrilla de una televisión pública. Las cifras de audiencia iban por otro lado, animaban a los programadores a mantener el espacio. En Telemadrid, la media de cuota de pantalla de los tres primeros programas llegó a alcanzar el 27%. Día tras día las protestas crecían, la oposición insistía en la necesidad de retirar el programa (Mariano Rajoy, como ministro de Educación y Cultura, confesó que no era contrario a su emisión), las polémicas aumentaban de manera proporcional a la audiencia. El éxito del programa sedujo a las televisiones privadas de ámbito estatal. Telecinco (Salsa Rosa 2002) y Antena 3 (¿Dónde estás corazón? 2003) no tardaron en imitar el formato, con notables resultados de audiencia.

La batalla por la audiencia se libra entre Mediaset y Atresmedia. RTVE hace tiempo que se ha quedado fuera de juego. El grupo Mediaset puede presumir de llevar 34 meses como líder indiscutible. La pelea entre cadenas está mucho más ajustada ya que el pasado mes de diciembre Antena 3 le arrebataba el liderazgo a Telecinco después de 27 meses, puesto que repitió en enero y perdió en febrero por una décima. Desenterrada el hacha de guerra y con estas cifras, cualquier movimiento resulta crucial. La estrategia puede desviar la balanza de un lado a otro.