Tendencias

El boicot salpica las audiencias

Los actores vascos apelan a la "libertad de expresión" frente a la campaña contra algunos intérpretes.

Es el duelo de la libertad de expresión llevada a la pantalla. Las de unos contra las de otros. Las de los espectadores contra los actores. El dilema en forma de boicot ha adquirido dimensiones importantes en el caso de varios actores vascos que se han visto envueltos en campañas contra ellos por sus posiciones cercanas ideológicamente a la izquierda abertzale. Ataques en los que han arrastrado a las producciones en las que trabajan, algunas de ellas millonarias.

El caso ha obligado incluso a salir hoy en su defensa al Gobierno Vasco que ha apelado a la necesidad de fomentar la convivencia en Euskadi para que cesen campañas como las llevadas a cabo contra la actriz Itziar Ituño y la serie en la que participa, La casa de papel, y recientemente contra la actriz Miren Gaztañaga, parte del reparto de la película El guardian invisible.

En ambos casos sus posiciones afines al entorno de Bildu, favorables en el caso de Ituño al reagrupamiento en Euskadi de los presos de ETA, y en el de Gaztañaga, por manifestaciones en contra de España y sus símbolos en el programa de ETB, Euskalduna naiz, eta zu?, les están pasando factura. En las redes sociales se han activado campañas llamando al boicot tanto de la serie La Casa de Papel, que actualmente emite Antena 3, como de la película de Fernando González Molina, El Guardián Invisible.

En el caso de La Casa de Papel la campaña, que se puso en marcha poco antes de su estreno la semana pasada, no logró inicialmente afectarle. En su primer capítulo fue la serie con más audiencia de las estrenadas este año, con un 25% de share. Sin embargo, ayer la audiencia cayó siete puntos, hasta el 18% y se dejó casi un millón de espectadores. Entre las razones podría estar, al menos parcialmente, las llamadas al boicot hechas desde las redes sociales.

El sindicato de actores vascos se pregunta si las campañas contra sus actrices por su ideología, “¿no son incitaciones al odio?”.

La situación ha hecho que el Sindicato de Actores y Actrices vascos emitiera un comunicado en el que denunciaba las campañas contra varios de sus afiliados. Considera que las muestra “difamatorias” que se esconden detrás de los mensajes difundidos en las redes sociales y las llamadas a boicotear los proyectos en los que participan algunos de sus actores han derivado en una inercia “absolutamente descontrolada”. Señalan que las posiciones que defiendan las actrices se engloban dentro de su derecho a la libertad de expresión y “pensamiento”. El sindicato se muestra indignado con quienes “escondidos en el anonimato” de las rede sociales “insultan y difaman sin filtro ni control”. Incluso se pregunta en la nota que ha hecho pública si este tipo de actitudes y llamadas al boicot dirigidas contra determinados actores “¿no son incitaciones al odio?”. Concluyen señalando que de este modo se daña directamente las posibilidades de contratación de los actores afectados “esto tiene consecuencias profesionales”.

Hace sólo cuatro años otro actor vasco, Gotzon Sánchez, se vio envuelto en una polémica similar. Coca-Cola decidió retirar un anuncio en el que participaba tras la denuncia hecha por Dignidad y Justicia en la que arremetía contra él por haber participado en actos de Herrira, plataforma de apoyo a los presos de ETA.

El Gobierno vasco apela a la “convivencia” y al reagrupamiento

Precisamente hoy el consejero de Cultura del Gobierno Vasco, Bingen Zupiria, ha lamentado las campañas impulsadas desde algunos sectores contra los actores vascos. Ha señalado que todo esto revela que un asunto de gran relevancia para la sociedad vasca “como es la convivencia” aún tiene “muchas carpetas por cerrar”. Ha añadido incluso que ante la polémica suscitada por las peticiones hechas por algunos ámbitos del mundo de la interpretación en favor del acercamiento de los presos de ETA a cárceles del País Vasco, “diría que es una demanda mayoritaria en esta sociedad y en sus instituciones, creo que sería bueno que se produjera”.

La actriz Itziar Ituño ha participado en varios actos promovidos por la izquierda abertzale y en las redes sociales se han divulgado imágenes en las que reivindica el final de la dispersión de los presos de ETA e incluso su cercanía con algunos de ellos. Por su parte en el caso de Maite Gaztaña su intervención en el programa emitido por ETB, Euskalduna naiz, eta zu? fue una de las más criticadas en las redes sociales.

A lo largo de la hora de duración del espacio, en el que intervenían otros actores y actrices, Gaztañaga aseguraba que al escuchar la palabra España, le venía la imagen de alguien “culturalmente atrasado, a mi me viene la imagen de un cateto”. El contenido de este programa, que la televisión pública vasca retiró, está siendo investigado por la Fiscalía por si hubiera incurrido en un delito de odio.

Te puede interesar

Comentar ()