El Festival de Eurovisión ya no es lo que era. Hubo un tiempo en el que el país se paralizaba la noche del festival, no se hablaba de otra cosa y el ganador ocupaba un hueco en las portadas de los periódicos. Efectivamente, el Festival de Eurovisión ya no es lo que era, pero tiene su público. Muy ruidoso por cierto. Estamos en plena semana del Festival y las casas de apuestas ya han elaborado su lista de favoritos para hacerse con el triunfo. Este año lo están petando Italia, Portugal Bulgaria, Suecia, Bélgica y Armenia.

Casi todas las grandes casas de apuestas coinciden en señalar a Italia como la gran favorita para ganar el Festival de Eurovisión 2017, con una cuota de poco más de 2 euros por cada euro apostado.

La web nicerodds.es, especializada en realizar comparaciones entre las cuotas ofrecidas por diferentes casas de apuestas, asegura que los cinco favoritos son Italia, Portugal, Bulgaria, Suecia y Bélgica. De momento, Armenia (otra de las grandes favoritas) ha sido desbancada del top five de ganadores. La misma página sitúa a España el puesto veintinueve (de 34) con una cuota mínima de 201 euros y una máxima de 301 euros por cada euro apostado.

 ‘Occidentali’s Karma’, por Francesco Gabbani (Italia)

Es la gran favorita. El vídeo oficial de Occidentali’s Karma cuenta con más de 100 millones de visitas, probablemente sea el tema más popular del festival a falta de unos días para la gran final en Kiev y el que, de momento, posea más papeletas para llevarse el micrófono de cristal. Italia aterriza en Kiev con una canción pegadiza, una coreografía divertida y con puntito friki incluido, ya que Gabbani comparte escenario con un gorila bailón.

Por si fuera poco, Occidentali’s Karma se proclamó vencedora el pasado mes de febrero en el Festival de San Remo.

‘Amar Pelos Dois’, por Salvador Sobral (Portugal)

Salvador Sobral ha seducido a la audiencia con una balada que recuerda a la bossa nova de Caetano Veloso, incluso con reminiscencias del maestro brasileño Ivan Lins. La balada que presenta Portugal es tan delicada como su intérprete. Sobral padece una dolencia cardíaca que le ha impedido participar desde el principio en la promoción de su candidatura. Fue su hermana, la compositora de la canción, la que se presentó en Ucrania y la que lo sustituyó en los primeros ensayos para evitar todo tipo de estrés puesto que, según la prensa lusa, Sobral lleva un marcapasos conectado a unas baterías en su cintura, por eso siempre  lleva ropa suelta.

La actuación de Portugal es absolutamente estática, aunque deliciosa. El inmovilismo de Sobral se compensa con la pasión y el alma que entrega este joven de 27 años en el escenario a la la hora de defender un tema.

‘Beautiful Mess’, por Kristian Kostov (Bulgaria)

Estamos ante el intérprete más joven del Festival. A sus 17 años, Kristian Kostov lleva a Kiev una propuesta alternativa, una canción que se apoya en una original puesta en escena. Concursante de la cuarta edición de Factor X y finalista de la edición búlgara de La voz Kids, apadrinado por Dima Bilán, que representó a Rusia en 2006 y 2012 y se llevó el micrófono en 2008. Sobre este joven la única responsabilidad que cae es igualar o mejorar la cuarta posición de Bulgaria de la pasada edición. De momento, Kostov es el tercero en las encuestas. Beautiful Mess además de alcanzar un puesto más que digno en el festival podría convertirse en una de las canciones del verano.

‘City Lights’, por Blanche (Bélgica)

Bélgica presenta una ex concursante de La Voz. Ellie Delvaux, o lo que es lo mismo Blanche, que trasladará las luces de su ciudad al escenario de Kiev. Con un tema compuesto por ella misma, Blanche ha conseguido encandilar a gran parte de los europeos. Sin embargo, este año Bélgica no llega exenta de polémica. No es la primera vez que les acusan de plagio. En 2015 se le reprochó al representante Loïc Nottet que su Rythm inside recordaba a Royals de Lorde y en esta ocasión han saltado voces que dicen que Blanche ha plagiado el tema que presenta. La joven, de momento, es la quinta favorita de las casas de apuestas, pero durante los ensayos no ha dejado buen sabor de boca y se podría vaciar en favor de la candidatura de Armenia.

‘I Can’t Go On’, por Robin Bengtsson (Suecia)

Son los reyes de Eurovisión, no en vano los escandinavos cuentan con seis micrófonos de cristal. Este año apuestan por un tema fácil y bailable, muy del estilo de Justin Tiumberlake que defiende Robin Bengtsson. Acompañado por cuatro bailarines, Bengtsson presenta una puesta en escena, como siempre, original. Arranca desde la caja del escenario y termina bailando sobre cintas de correr cuya coreografía en algún momento recuerda a los pasitos de Barei del año pasado. El artista comenzó a tocar la guitarra con 13 años y fue concursante del talent Idol de Suecia, se alzó como ganador en el Melodifestivalen.