La plataforma audiovisual Netflix estrena mañana en todos sus territorios Máquina de guerra, una película producida y protagonizada por Brad Pitt e inspirada en la historia real del general estadounidense Stanley McChrystal al frente de las tropas de su país en Afganistán.

El estreno llega en plena polémica por el cambio en las reglas de juego que ha supuesto en la industria del cine la irrupción de plataformas como Netflix, que compite estos días en el Festival de Cannes con dos filmes que no pasarán por las salas tradicionales en Francia.

Máquina de guerra está inspirada en el libro The Operators: The Wild and Terrifying Inside Story of America’s War in Afghanistan, del periodista Michael Hastings, quien siguió de cerca a McChrystal durante varios meses en 2009 y en 2010 publicó un artículo en la revista Rolling Stone que le costó el puesto al general.

El artículo incluía declaraciones en las que McChrystal ridiculizaba a otros altos cargos del Gobierno de Barack Obama, como el vicepresidente Joseph Biden o el consejero de Seguridad Nacional, Jim Jones. Actualmente retirado, McChrystal era un militar implacable dispuesto a ganar la contienda afgana con un equipo de asesores que se movió por la trastienda del conflicto para lograr sus objetivos tanto con los políticos de Washington, como con los medios de comunicación, así como en la primera línea de fuego.

Máquina de guerra está contada en forma de sátira, en la frontera del absurdo, bajo la dirección del realizador y guionista australiano David Michôd («Animal Kingdom») y cuenta también en su reparto con Tilda Swinton o Ben Kingsley, que da vida al expresidente afgano Hamid Karzai.