Demetrio Poliorcetes ha sido recuperado. O por lo menos su rostro esculpido en bronce. El Museo del Prado expondrá por primera vez esta pieza helenísta que data, aproximadamente, del 307 a.C. “La obra se podrá contemplar expuesta de forma destacada durante unos meses en la rotonda baja de Goya del edificio Villanueva. Ha sido recuperada para la exhibición pública tras su reciente restauración”, asegura la institución en nota de prensa.

Se trata de uno de los pocos retratos helenísticos de este tamaño, ya que mide 45 cm. “Probablemente pertenecía a una estatua monumental de una altura de unos 3,50 metros. La escultura conservada más parecida, el Potentado de las Termas, fue creada unos 150 años más tarde y mide más de un metro menos”, añaden.

La pieza procede la la colección de la reina Cristina de Suecia. “Fue su primera propietaria conocida, y tras su llega a España en 1725, quedó depositada en el Palacio de la Granja de San Ildefonso como parte de la colección de Felipe V. Ingresó en el Prado en 1830”.

Restauración

“Con el fin de preservarla, la superficie original del bronce se encontraba bajo capas de adhesivos, betunes y pinturas”.  Lo que ha tenido que ser retirado por los restauradores del museo, con la intención de recuperar la textura y el color original para facilitar su legibilidad.

Según la institución, “tras la recuperación de esta obra y en aras de una mejor conservación, se ha diseñado un soporte específico forrado de material de amortiguación que reparte el peso de la escultura sobre el soporte evitando así las zonas de apoyo y su desgaste”.