Cuarenta días restan al nuevo hogar del Atlético de Madrid, el Wanda Metropolitano, para vestir sus mejores galas. Aunque la inauguración no será hasta el 12 o 17 de septiembre, cuando disputen el primer partido de liga o Champions como locales, el nuevo estadio colchonero ya va cogiendo forma para cumplir lo prometido y poder acoger a 69.000 aficionados al comienzo de la temporada. Los accesos y exteriores, en cambio, no estarán listos hasta finales de año.

El color rojo de las butacas ya predomina en el campo y la cúpula, de 5.000 toneladas de peso, ya cubre casi toda la superficie. Los recursos tecnológicos como los marcadores, la megafonía y la iluminación, también de color rojo, ya están listos para empezar a funcionar. Como ya anunció la pasada semana el Atlético de Madrid, el Wanda Metropolitano contará con cobertura de banda ancha móvil para evitar que se produzcan fallos de conexión como ocurre en los lugares de alta demanda.

Si algo va a reunir el nuevo estadio es historia, recuerdos y muchos símbolos”

El club, que estrenará estadio después de medio siglo en el Vicente Calderón, quiere estar a la última y para ello ha tomado referencias de los mejores estadios europeos. Una de las grandes diferencias respecto a su antigua casa será el espacio, con amplias zonas de acceso, terrazas y diversas zonas de ocio. Contará con más de 25 bares, música en directo desde dos horas y media antes de cada partido y zonas infantiles para que el Wanda Metropolitano no sólo sea un lugar para ver el fútbol.

De esta forma, además, el club pretende evitar que los aficionados acudan masivamente antes del inicio de cada partido y lleguen de forma escalonada. El estadio dispondrá de 3.000 plazas de aparcamiento, pero éstas serán de pago para que no se produzca un “efecto llamada” y los aficionados acudan en su vehículo. Por ello, pretenden fomentar el uso del transporte público, para lo que cuentan con varias líneas de autobús y metro. La parada más cercana, la ya bautizada como Estadio Metropolitano, antes conocida como Estadio Olímpico. Además, Fomento está trabajando en la apertura de una nueva estación de Cercanías para facilitar aún más el acceso, según fuentes del club.

Imagen virtual de la zona exterior del Wanda Metropolitano, el nuevo estadio del Atlético de Madrid.

Imagen virtual de la zona exterior del Wanda Metropolitano, el nuevo estadio del Atlético de Madrid. TWITTER WANDA METROPOLITANO

Esto será a partir del mes de septiembre, ya que los accesos forman parte de la segunda fase del proyecto, que está previsto finalice antes de Navidad. En esta segunda fase se incluyen nuevas ramificaciones que salgan directamente de la M-40 hasta la Avenida Luis Aragonés. En esta segunda fase también se suma el arbolado y la pavimentación exterior, que corre a cargo del Ayuntamiento de Madrid. A estas alturas del verano, lo que rodea el estadio es un descampado de tierra y lo más seguro es que éstas sean las vistas durante las primeras jornadas de liga.

La Avenida Luis Aragonés no es la única que hace referencia a la historia del equipo. Otra rendirá homenaje a su pasado bajo el nombre Atlético de Aviación. La Comunidad de Madrid incluso ha regalado un caza al club para que adorne esta vía. Si algo va a reunir el estadio es historia, recuerdos y muchos símbolos. En la terraza exterior ondeará una gran bandera del Atlético de Madrid en el mástil más alto de la región y un oso con un madroño de cinco metros de altura -símbolo madrileño- serán los centinelas de una de las entradas a los vomitorios. Todo pensado para que los aficionados rojiblancos sigan sintiéndose en su casa.