Peligra la apertura de la antigua Peineta, ahora Wanda-Metropolitano, como sede del Atlético de Madrid para la temporada 2017/18. La Comunidad acaba de rechazar las modificaciones técnicas aprobadas por el Ayuntamiento de Madrid que fueron enviadas hace tres semanas, lo que inhabilitaría el uso del estadio para agosto del año que viene (cuando arranca la liga) salvo cambio de última hora. El otro motivo de fondo que nadie confiesa es la batalla política entre Cibeles, gobernada por Ahora Madrid y la alcaldesa Manuela Carmena, y el Gobierno regional que preside Cristina Cifuentes.

La espinosa cuestión de los accesos al complejo deportivo es algo que colea desde hace tiempo. El Ayuntamiento aprobó la modificación puntual del estadio a través del Pleno municipal a principios de este mes: el 2 de diciembre el Consistorio entregó a la Comunidad dicha modificación, que consiste en una cesión al club colchonero de los terrenos en los que se asienta La Peineta para que el Atlético sea titular del suelo. Sin embargo, el Ejecutivo regional acaba de rechazar las 4.000 páginas debido a los “errores sustanciales referidos a edificabilidad, conexiones y aprovechamientos”, según publica El País.

El Ayuntamiento reconoce su fallo

Para el equipo de Cifuentes, el traslado de los rojiblancos para la liga de fútbol del curso que viene no es imposible, aunque sí “muy complicado”. Portavoces de la Comunidad explican a El Independiente su versión: “El 2 de diciembre nos entregan la documentación, una montaña de papeles. Analizamos a contrarreloj el expediente y nos damos cuenta de que había errores. Se lo decimos al Ayuntamiento y éste reconoce su error mediante un escrito de un director general que nos pide subsanarlos en la modificación puntual entregada al inicio”.

Aunque de acuerdo con el Ejecutivo autonómico Ahora Madrid ha reconocido sus fallos técnicos, “puesto que la modificación puntual se aprobó en el Pleno, la modificación de la modificación debería hacerse también mediante el voto municipal”, señalan estas fuentes. Este medio ha llamado a Urbanismo para recabar su versión, pero no ha sido posible. Tampoco la del Atlético de Madrid.

El problema de los accesos a La Peineta ha sido denunciado por la oposición a Manuela Carmena. Especialmente por la falta de tiempo, algo que puede afectar gravemente a la seguridad del estadio: se calcula que al Wanda-Metropolitano pueden acudir cada partido unos 70.000 aficionados. Carmena pide a Cifuentes otra parada de metro complementaria a la que ya hay, algo que la Comunidad rechaza construir a corto plazo.