EL uso de la popular canción del portoriqueño Luis Fonsi, Despacito, por parte del presidente venezolano, Nicolás Maduro, en un mitín el pasado domingo se ha vuelto contra el político. El cantante se ha sentido utilizado con fines políticos y ha compartido por Twitter un comunicado en el que expresa su malestar porque su canción sirva como «propaganda que intenta manipular la voluntad de un pueblo que está pidiendo a gritos su libertad y un mejor futuro».