Madrid será el punto de partida de la muestra monográfica dedicada al famoso campo de concentración y de exterminio: Auschwitz: No hace mucho. No muy lejos. Se trata de una gran coproducción del Museo Estatal de Auschwitz-Birkenau y la compañía española Musealia para acercar al público la historia del lugar en el que 1.100.000 personas fueron asesinadas por los nazis en este campo que los alemanes crearon en la Polonia ocupada.

El estreno mundial de esta exposición, en la que se lleva trabajando más de 6 años, tendrá lugar a finales de 2017 en Madrid en el Centro de Exposiciones Arte Canal de Madrid en Plaza Castilla. La exposición mostrará durante esta itineraria más de 600 objetos originales, en su mayoría pertenecientes a la colección del Museo Estatal de Auschwitz-Birkenau y está previsto que viaje a 14 ciudades en todo el mundo: 7 en Europa y 7 en Norte América, acercando la historia del campo nazi a millones de personas en todo el planeta. Madrid será, en cualquier caso, su único destino en España, según informa Musealia.

Al conjunto expositivo han contribuido instituciones de diferentes naciones como Yad Vashem–Centro Mundial de Conmemoración de la Shoah en Jerusalem (Israel), el United States Holocaust Memorial and Museum en Washington DC (Estados Unidos) o diferentes museos del Holocausto de Norte América y Europa.  Además, supervivientes y coleccionistas privados han cedido numerosos objetos. En total los objetos previstos provienen de 20 colecciones diferentes.

barracón original procedente de Auschwitz III - Monowitz, durante las tareas de conservación del mismo

En la muestra se podrá ver un barracón original procedente de Auschwitz III – Monowitz.

Sentir el horror

La apuesta expositiva pretende acercar a los visitantes la realidad del horror que vivieron las víctimas del holocausto. Entre los objetos destaca un barracón original procedente de Auschwitz III – Monowitz, uno de los subcampos en que se dividía Auschwitz destinado principalmente al trabajo forzado. Asimismo, merece también especial mención un vagón original (modelo 2) de la compañía nacional alemana de tren, la Deutsche Reichsbahn. Este tipo de vagón se utilizó durante la Segunda Guerra Mundial para el traslado de soldados, prisioneros de guerra y judíos deportados hasta los guetos y campos de exterminio.

El recorrido planteado para la muestra quiere representar a todos los grupos de víctimas en el campo: judíos deportados para su exterminio, polacos, gitanos, prisioneros de guerra soviéticos y otros tantos colectivos. Del mismo modo, algunos objetos mostrarán también el mundo de los verdugos, al recoger la realidad de los miembros de las SS, la fuerza ejecutiva ideológica del nazismo que creó y operó en el mayor de los campos nazis.

Ocurrió en el corazón de Europa, en el seno de la sociedad más avanzada tecnológicamente de su época. No hace mucho. No muy lejos. Por lo que recordar y tener presente la mayor masacre perpetrada en el siglo XX es un imperativo para la educación de las nuevas y futuras generaciones.