“En 2009 vine al Prado para ver las obras del Greco. La colección del Prado me impresionó y quedé desbordado con las pinturas de los grandes maestros a los que
admiré mientras crecía, entre ellos, Velázquez. En 2014 volví al Prado y tuve el placer de ver la exposición El Greco y la pintura moderna en la conmemoración del 400 aniversario de su muerte. Me conmoví profundamente ese día: el arte del pasado no está simplemente confinado a los libros de texto. Todavía puede establecer nuevas relaciones con artistas contemporáneos y convertirse en un motor principal para impulsar la creación de la cultura hoy en día. Así que llevar a cabo una exposición en el Prado para entablar diálogos con estos maestros se convirtió en mi sueño.”

Este es el sueño hecho realidad de Cai Guo-Qiang (Quanzou, China 1957), que además es un privilegio. Será el primer artista vivo que concibe obra inédita para su exposición en el Prado. Lo hará en la muestra El espíritu de la pintura en la que el artista establece un diálogo con los maestros del museo realizado con su particular técnica pictórica en la que la pólvora juega un papel destacado.

Isabel Coixet se ha convertido en la sombra del artista en España y Estado Unidos mientras realizaba las obras que se podrán ver en la exposición. El documental de sesenta minutos «permitirá que el espectador presencie el proceso creativo de este proyecto convirtiéndose en testigo privilegiado a través de la mirada personal de una de las directoras cinematográficas españolas más internacionales», destacan desde la pinacoteca.

«Admiro a Cai desde hace muchísimo tiempo. La espectacularidad y magnificente belleza de sus obras deja boquiabierto a medio mundo, a mí incluida, pero su talento no termina en usar una técnica propia y estrechamente conectada con su pasado cultural. Va mucho más allá. Es como si la inundación que hace en el cielo de colores,
fuego y resto de pólvora le conectan con algo elevado, místico y claramente único. Acompañar en este nuevo viaje a Cai en la investigación de los maestros en el Prado me hace muchísima ilusión y constituye un reto para los dos. Quiero plasmar las vicisitudes del proceso creativo, de volver a los referentes, de seguir aprendiendo, probando, experimentando. De riesgo. De evolución artística al fin y al cabo, y por ello de una gran complejidad emocional», ha destacado la cineasta.

Coixet, que estrenará el documental el próximo 25 de octubre ha destacado que  le «encanta tener la oportunidad de poder retratar este proceso, de colarme en la intimidad y los momentos de inspiración de un artista que admiro, y de poder espiar sentados en una mesa charlando a Cai Guo-Qiang con Velázquez, Rubens, el Greco o Goya. ”