La llamada

La llamada nació detrás de una barra de bar. Javier Ambrossi y Javier Calvo (desde ahora los Javis) dos actores que se ganaban la vida de camareros, idearon el musical que se estrenó el 2 de mayo de 2013. La obra nació con un espíritu underground, aquello se desbordó y fue creciendo hasta convertirse en un fenómeno social. Hoy es una comedia que puede presumir de tener 11 premios Braoadway World, el Fotogramas de Plata a la Mejor Actriz, tres nominaciones a los premios de la Unión de Actores y el premio al Mejor Montaje de 2013.

La historia de dos adolescentes seducidas por la música y castigadas en un campamento religioso lleva cuatro años llenando las butacas del Teatro Lara, se ha representado en más de 30 ciudades españolas y ha llegado incluso a México y a Moscú. Los Javis están convencidos de que podrían llenar el teatro cuatro años más, aunque por si acaso les fallan los cálculos, ellos se han dedicado a otros menesteros y son también los responsables de Paquita Salas, una serie que ha logrado seducir a una inagotable legión de fans cibernéticos.

Con estos antecendentes, La llamada, que se estrena hoy, da un salto y abandona las tablas por la gran pantalla. Tras su paso por el Festival de San Sebastián, todo está listo para que la película se convierta en el éxito del cine español de la temporada.

Toc Toc

https://youtu.be/YhdFp6GdvqU

Ocho temporadas, más de 2.200 funciones y más de 800.000 espectadores avalan el éxito de Toc Toc, una de las obras más longevas de la cartelera madrileña. La historia gira en torno a seis personajes que se encuentran en la sala de espera de la consulta de un psiquiatra que jamás recibe al mismo paciente dos veces (el doctor Cooper), todos sufren un trastorno compulsivo diferente, lo que aporta a la comedia un toque de disparate total. El psiquiatra, cuyo vuelo desde Londres se ha retrasado, nunca acudirá a la terapia y serán ellos los que tengan que llegar a sus propias conclusiones. Para entretenerse aguardan charlando e intercambiando experiencias y reflexiones acabando por organizar una suerte de terapia de grupo.

La obra de Laurent Baffie, al igual que La llamada, llega a los cines el próximo 6 de octubre con una adaptación dirigida por Vicente Villanueva y con un reparto encabezado por Paco León, Rossy de Palma, Óscar Martínez, Alexandra Jiménez, Inma Cuevas, Adrián Lastra y Nuria Herrero.

Smoking Room

Smoking Room

La versión teatral de ‘Smoking Room’ se estrena el próximo 6 de octubre.

Smoking Room realizará el viaje a la inversa, de la pantalla a las tablas. El próximo 12 de octubre se estrena en el Teatro Kamikaze la adaptación teatral de la obra de Julio Walovitz y Roger Gual. Dirigida por el propio Roger Gual y protagonizada por Secun de la Rosa, Miki Esparbé, Manuel Morón, Pepe Ocio, Manolo Solo y Edu Soto, la obra se presenta como una versión del texto es bastante fiel y respetuosa con la película. En la escena, Smoking Room mantiene el espíritu que la convirtió en una de las películas de culto del cine español de los últimos años.

La historia transcurre en la sucursal española de una empresa americana que prohíbe fumar dentro de sus oficinas. A partir de entonces, quienes quieran fumar en horario laboral deberán hacerlo en la calle. Ramírez, uno de los empleados de esta pequeña oficina compuesta principalmente por hombres, decide reunir firmas contra lo que considera injusto y fuera de lugar. Lo que pretende Ramírez es que se utilice una sala desocupada en la oficina como sala de fumar.

El método Grönholm

El método

Una ecena de ‘El método’ de Marcelo Piñeyro.

El método Grönholm fue una invención Jordi Galcerán. En 2004, el dramaturgo estrenó la obra de manera simultánea en Madrid y Barcelona. El método Grönholm es una parodia de los procesos de selección de personal de las grandes empresas, de la relación entre entrevistadores y entrevistados. Una situación que a Galcerán le pareció muy teatral en universo muy absurdo, surrealista y divertido.

La obra narra la historia de cuatro aspirantes a un puesto de trabajo en una empresa multinacional sueca que se encuentran enfrentados para superar la última prueba. El que la supere conseguirá el puesto. Los aspirantes viven situaciones absurdas. Galcerán juega con el ser humano y en esta obra se pregunta: ¿Hasta qué punto estamos dispuestos a humillarnos para conseguir un trabajo?

Un año después de su estreno, el argentino Marcelo Piñeyro dirigió El Método, una particular versión de la obra de Galcerán protagonizada por Carmelo Gómez, Ernesto Alterio, Eduardo Noriega y Eduard Fernández, entre otros.

Al mismo tiempo que El método recolectaba premios -entre tantos el segundo Goya al Mejor Actor para Carmelo Gómez- la polémica entre los directores crecía. Si Galcerán había ideado la obra como la disección del perfil de un sujeto egoísta que ha abandonado a los suyos de manera determinante, como un vodevil que poco a poco iba transformándose en otra cosa;  El método se enfocó en una idea mucho más dramática que no le gustó demasiado al autor.

Las bicicletas son para el verano

Las bicicletas

Gabino Diego en ‘Las bicicletas son para el verano’.

Han pasado 35 años desde el estreno de esta obra firmada por la pluma de Fernando Fernán Gómez. Las bicicletas son para el verano se estrenó en 1982 en el Teatro Español, un espectáculo dirigido por José Carlos Plaza que cosechó tal éxito, que se trasladó al Centro Cultural de la Villa donde permaneció durante tres meses. La temporada pasada, coincidiendo con el 40º aniversario de la inauguración del entonces bautizado como Teatro de la Villa, se reestrenó una nueva versión de la mítica obra de Fernán Gómez.

Las bicicletas son para el verano está ambientada en el verano de 1936, arranca antes de que estalle la Guerra Civil española. En Madrid, la familia formada por don Luis, su esposa Dolores y sus hijos, Manolita y Luisito, comparten la cotidianidad de la guerra con la criada y los vecinos del edificio. Luisito quiere que su padre le compre una bicicleta y no deja de insistirle durante todo el verano. Pero la situación va a obligar a postergar la compra. Y el retraso, como la propia guerra, durará mucho más de lo esperado.

Con el paso del tiempo y la notoriedad que otorga la gran pantalla, puede que nadie se acuerde tanto de la obra y como de un jovencísimo Gabino Diego que en 1984 sedujo al público y a la crítica metido en la piel de Luisito. Jaime Chávarri dirigió la película que abrió las puertas del cine al futuro Rey Pasmado.

¡Ay, Carmela!

ay carmela

Gabino Diego, Carmen Maura y Andrés Pajares, en ‘¡Ay, Carmela!’

¡Ay, Carmela! es un clásico del teatro contemporáneo escrita en 1986 por José Sanchis Sinisterra y estrenada un año después bajo la dirección de José Luis Gómez que también interpretó a Paulino. La primera Carmela fue Verónica Forqué. De entonces la obra ha viajado por los escenario más variopintos del país, ha vivido cientos de versiones diferentes y cuenta con innumerables puestas en escena. No estamos para nada ante una obra bélica, aunque pulule por las entretelas de una de las batallas más duras de la Guerra Civil española.

https://youtu.be/ggziOiV04Uw

La obra narra la historia de Carmela y Paulino, dos actores de revista que actúan en la España republicana, pero podrían haberlo hecho en el otro bando si el conflicto les hubiera pillado allí. Sin querer y sin saber cómo, cruzan las líneas y son capturados por los nacionales. Allí les obligan representar una velada cómica para un público compuesto de militares nacionales y brigadista internacionales que van a ser fusilados al amanecer. El espectáculo incluye una parodia contra la República que acabará desencadenando la tragedia.

Trece premios Goya se llevó a casa la versión cinematográfica de la obra de Sanchis Sinisterra. Carlos Saura fue el culpable de unir en 1990 el buen hacer de Rafael Azcona en un guión que redimió a un alicaído Andrés Pajares (Goya al Mejor Actor) y que lo convirtió en la pareja de Carmen Maura, Goya a la Mejor Actriz por su impresionante versión de Carmela.