Si hay un fotógrafo que valore un buen balcón, ese es Pedro Armestre. El fotógrafo gallego se enamoró de un balcón en Pamplona y se empeñó en conquistar sus vistas para conseguir una foto de los encierros de San Fermín que se han convertido en una imagen icónica de la fiesta. Para hacerse con esa foto “sedujo” a la dueña de las vistas durante varios años hasta que pudo dispararla. Ahora ese balcón es uno de los más deseados de Pamplona.

Armestre mantiene que él trabaja con el ojo. Pero miente, trabaja con los nuestros. Al menos, trabaja tanto con lo que vamos a ver los demás, como con lo que ve él. Por eso está especializado en fotografiar para organizaciones no gubernamentales donde necesitan, y mucho, de nuestra empatía.

Su último trabajo se puede ver en Cantabria, en el pueblo de Maliaño. Donde una hilera de casas, sus fachadas, sus ventanas y, por supuesto, sus balcones han servido a Armestre para trabajar nuestros ojos. Un intervención fotográfica en la que sube a los balcones a miembros de la población indígena Q’eqchi’ de Alta Verapaz en Guatemala.

Alta Verapaz en Guatemala es un origen que nos es totalmente ajeno, pero subidos a las casas de Maliaño sus habitantes podrían ser de cualquier pueblo de España, son unos vecinos más, unos paisanos que tienen problemas. Unos vecinos que, según denuncia Alianza por la Solidaridad, se están quedando sin agua porque el río que les da la vida «se está quedando seco por la construcción del complejo hidroeléctrico Renace».

Estos nuevos vecinos de Maliaño hablan de su río que se encoge, hablan de una lucha lejana contra la construcción de una hidroeléctrica en la que participa el Grupo Cobra de la española ACS y a la que piden que «se revise la construcción de las fases pendientes» antes de que se seque su río. Por eso esta intervención fotográfica se llama Madre Tierrra. Con las tres erres con las que la ONG  pide a la empresas que sean «Rentables pero deben ser Responsables con los Recursos naturales». Los nuevos vecinos de Maliaño, subidos en sus balcones, piden recuperar su río al presidente de ACS, Florentino Pérez, un vecino de Hortaleza subido en su «balcón» del Bernabeu.