En 1505 el cartógrafo Martin Waldseemüller (1470-1522) se unió a la universidad eclesiástica de Saint-Dié-des-Vosges, una pequeña ciudad a al suroeste de Estrasburgo. Su primer encargo fue crear un nuevo globo terráqueo, un gran mapa del mundo y una nueva edición de Geographia de Ptolomeo. Trabajando con su colega cartógrafo Matthias Ringmann (1482-1511), Waldseemüller escribió un texto, Cosmographiae Introductio, para explicar la nuevo cartografía en solidum (globo) y planum (mapa).

En 1507 Waldseemüller rompió en aquel momento con las concepciones cartográficas de la época y visualizó las afirmaciones de Americo Vespucio en Mundus Novus en las que señalaba que los continentes de América del Norte y del Sur podrían estar separados de Asia. Aquel primer globo definió el Pacífico mucho antes que Magallanes pusiera nombre al océano 15 años después y muestra la costa occidental de América del Sur antes de que el explorador atravesara el estrecho que terminó llevando su nombre. Y a este continente del nuevo mundo que cartografió siguiendo a Vespucio le llamó América y así lo reflejó en el mapa.

El próximo 13 de junio una copia desconocida del mapa de 1507 de Martin Waldseemüller se subastará en Christie’s de Londres. Sólo existen cinco copias conocidas del mapamundi de este cartógrafo y es el primero que muestra el mundo en 360 grados. La subasta de este documento único podría alcanzar el millón de euros. Otro mapa de Waldseemüller de la misma época, pero más grande, fue adquirido por la Librería del Congreso de EEUU por 10 millones de dólares en 2003.

Solo cuatro mapas occidentales anteriores a Waldseemüller representan las Américas en diferentes formas. El más antiguo es la Carta Universal de Juan de la Cosa que fue el primero que nos enseñó dónde estaba y cómo era América en el año 1500. El mapa se encuentra en el Museo Naval de Madrid y refleja los recientes descubrimientos de Colón. El siguiente es de 1502 es el planisferio de Cantino, que señalaba el meridiano del tratado de Tordesillas que repartía el nuevo mundo entre Portugal y España. El tercer mapa es el planisferio de Nicalaus de Caverio de 1504-1505, un cartógrafo italiano que desarrolló un poco más el mapa de Cantino. El cuarto mapa es el de Giovanni Matteo Contarini-Francesco Rosselli de 1506 del que se conserva una copia en la British Library y en el que se muestra a Groenlandia y Terranova como una extensión de Asia, no tiene una costa centroamericana al oeste de Cuba y Sudamérica existe como una costa inacabada.