Hacía siete años que había cerrado sus puertas al público. El legado de Eduardo Chillida (San Sebastián 1924-2002), el genial escultor vasco quedaba reservado a unos pocos privilegiados y con cita previa y a contados actos públicos y privados. En 2011 el proyecto del museo que alberga su obra no pudo seguir financiándose, y las deudas hicieron la situación insostenible hasta provocar su cierre. Las largas negociaciones posteriores mantenidas durante cuatro años por la Familia Chillida con el Gobierno vasco y la Diputación de Guipúzcoa en busca de una solución nunca fraguaron y desde entonces, Chillida-Leku y su entorno natural no han vuelto a abrir al gran público. Anoche, la galería suiza Hauser & Wirth anunció que acababa de llegar a un acuerdo con la familia por el que asumiría la representación del recinto museístico y se comprometía a su reapertura a mediados de 2018.

Hauser & Wirth tendrá la representación mundial de Chillida-Leku, un museo privado creado por la familia y herederos del escultor que ahora aspira a potenciar a lo largo de Estados Unidos, Asia y Europa. El complejo, ubicado en Hernani, se impulsará según avanzó la galería con obras de artistas coetáneos de Eduardo Chillida y con los que se pretende “contextualizar su trabajo”.

La galería Hauser & Wirth divulgará su obra en EEUU, Asia y Europa e incorporará obras de otros autores para “contextualizar” a Chillida

El acuerdo supone un alivio para la familia Chillida que durante años estuvo intentando alcanzar un acuerdo con las instituciones vascas que nunca llegó. Gobierno vasco y Diputación consideraron que la petición de 100 millones para hacerse con el Museo y su obra eran pretensiones excesivas por parte de los herederos.

Chillida-Leku, cerrado desde 2011

Ahora, con la galería Hauser & Wirth se pretende desarrollar un nuevo modelo de museo para hacerlo más sostenible a través de un programa cambiante de exposiciones temporales “que posicione el trabajo de Chillida junto a otros grandes nombres del canon histórico que contextualice su trabajo para futuras generaciones”, asegura la galería en una nota.

Chillida leku fue inaugurado en el año 2000, dos años antes del fallecimiento del artista. Su puesta en marcha supuso un acontecimiento de gran impacto en el mundo cultural vasco. A su apertura acudieron los Reyes de España en un acto celebrado el 16 de septiembre de 2000.

El legado del escultor fue siempre gestionado por la familia. Ahora, esta responsabilidad corresponderá a la galería Hauser & Wirth que cuenta con gran prestigio en el mundo de la cultura y que dispone de una red de galerías en Londres, Los Angeles y Zurich.