Está mañana, Mayte Pérez, consejera de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Aragón, informaba de que una de las 44 obras de arte que debían salir del Museo de Lleida había “desaparecido” antes de poder recogerla. Resulta que desde la organización catalana les habían dicho que no conocían el paradero de este lienzo y que creían que en el momento de su compra y de su traslado a Cataluña esta se había instalado en otras dependencias.

La obra de la que hablan es una pintura en tela, de título La Inmaculada y que tiene un gran valor, ya que según Chema Rodríguez, de cultura de Aragón, “es una de las 20 pinturas del siglo XVIII que estaban entre estas 44 piezas“. “No sólo es su valor artístico: estas piezas tenían que haber sido devueltas en julio de 2016, cuando el juzgado ya les exigió que las identificara y ubicara. Y resulta que ahora está extraviada. Dicen que no hay comunicación oficial de su ubicación”, añade Rodríguez.

Nunca han dejado al gobierno de Aragón acceder a ella”

Además, asegura que carecen de imágenes más claras de la obra porque “nunca han dejado al gobierno de Aragón acceder a ella”. Según los documentos pertenecientes a este, la obra ingresó en el Museu de Lleida en 1970, coincidiendo con el traslado de las religiosas a Valldoreis (Barcelona). Poco tiempo después sería enviada, creen, al obispado de Lleida aunque volvió al museo al poco tiempo. Información poco documentada, ya que nunca se habla con certeza de si se trata de esta obra o de una similar. Por lo que no se sabría si llegó en algún momento a salir del Museo de Lleida o pasó algún tiempo en el obispado.

Por otro lado, el director del Museo de Lérida, Josep Giralt, ha asegurado a la agencia Europa Press que el gobierno de Aragón “tenía que recoger 44 piezas, ha habido una que no se ha localizado porque estaba en el Palacio episcopal, estamos buscándola, de todas maneras ellos se han acabado llevando 44”. Dando por hecho que en algún momento esta obra del siglo XVIII aparecería y sería trasladada a Aragón como el resto de los bienes. Fuentes cercanas al palacio episcopal confirman a El Independiente que el Museo de Lleida ha estado en sus dependencias buscando esta imagen de La Inmaculada.

“Hemos entregado una pieza más del inventario que tenía el Gobierno de Aragón, una pieza de alabastro que formaba parte de unos de los retablos del Monasterio de Sijena que estaba en el almacén, que nosotros teníamos inventariado y que ellos no lo tenían consignado en la orden del juez”, ha añadido Giralt.

Otro caso de pérdida que se suma, tal y como cuenta Rodríguez, al de los dos óleos que se extraviaron en 2016, también pertenecientes a los bienes de Sijena. “A esta obra extraviada, se unen las dos que ya perdió el MNAC cuando devolvió las 51 piezas de Sijena que tenía (el número total ascendía a 53) en verano del año pasado. Eran dos frontales realizados en seda”, alega. Dos obras que fueron catalogadas como las más valiosas de ese pack.