El director de los Servicios Territoriales de Cultura de la Generalitat en Lleida, Josep Borrell, ha advertido este lunes de que la operación policial para trasladar 44 obras de Sijena desde el Museo de Lleida puede perjudicar a los aragoneses que viven en la franja y reciben asistencia sanitaria en la capital del Segrià.

«Puede ser que a la gente de Aragón les pase factura, porque hay servicios que presta Cataluña a los aragoneses de forma desinteresada y generosa y que se paga, como el servicio sanitario, pero podría ser que nos lo repensáramos», ha amenazado a las puertas del museo, mientras técnicos embalan las piezas de arte para su traslado.

Más de 200 personas han acudido a primera hora de la mañana de este lunes a las puertas del Museo de Lleida convocadas por las formaciones independentistas para protestar por el traslado de las obras, dando lugar a incidentes que se han saldado con cargas policiales. Consideran que es una consecuencia más de la aplicación del artículo 155 por parte del Gobierno en Cataluña.

«Este intento de humillarnos que hoy están ejecutando, que sirva de lección de lo que puede llegar a pasar si esta gente acaba gobernando el país», ha señalado el portavoz de ERC en el Congreso, Joan Tardà, que espera que la «humillación» que a su juicio supone el traslado de las obras de Sijena sirva de advertencia sobre la aplicación del artículo 155 de la Constitución.

Tardà ha tachado de «verdadera vergüenza» que se haya aprovechado la intervención de la Generalitat para ejecutar el traslado del arte oscense coincidiendo, además, con la campaña electoral de las autonómicas del 21 de diciembre. «Es otra demostración de lo que pasa y pasará si las fuerzas que apoyan el 155 acaban gobernando este país», ha advertido el republicano, que ha recordado que hay un recurso pendiente de resolución.