Si había alguna duda, se despejó. Durante todos estos meses, por cada hito del procés había un letrista en Cádiz tomando unas notas que ayer comenzaron a asomar. Es oficial: los carnavales del 2018 son los de Puigdemont. Este martes volvieron a escena las chirigotas del Concurso Oficial de Agrupaciones Carnavalescas (COAC) y, como no podía ser de otra manera, Cataluña se coronó como monotema. De las siete agrupaciones que abrieron fuego, cuatro le dedicaron ingenio a la independencia. Y así será durante casi dos meses.

Anoche a Puigdemont le cortaron la cabeza por aclamación popular. Le emparentaron con Rajoy. Le metieron collejas por su corte de pelo y le dijeron, también, que era un tío «con un par de cojones». Entre cuplés y pasodobles pillaron igualmente Susana Díaz, Albert Rivera, Pablo Iglesias, Echenique y el rey Juan Carlos. No será por palos: se los llevó hasta la organización por cambiar el sistema de puntuación de la fase preliminar.

Rompió el hielo la chirigota de La familia Verdugo, que regresaba al escenario en 2018. Con una puesta en escena de ejecución medieval, plantaron a tres imitadores de Puigdemont en un potro de decapitación desde el que versionaron el Devuélveme la vida de Antonio Orozco: «Pido perdón por haber celebrado un referéndum. Pido perdón, por las urnas que allí coloqué. En realidad eran cajas de ropa, de invierno. Pero es que allí, es ver las cajas y echar un papel…»

La decisión quedó en manos del público. «¿Le perdonamos la vida a Puigdemont, o no?», fue la pregunta del improvisado referéndum. Y el resultado un «No» indiscutible: Cádiz pidió su cabeza.

(Minuto 15.55)

Los reproches cayeron más repartidos en la siguiente referencia, que corrió a cuenta de la chirigota Regreso del futuro. Avisaron: «Os vais a hartar de letras de la independencia». Fue justo antes de lanzar la suya, en la que asignaron una nación a cada líder político tras un particular test de ADN: «No cabe duda de que la analítica más notoria, es una que confirma de forma clara y resolutoria… que Mariano Rajoy y Puigdemont vienen de Mongolia».

(Vídeo: Minuto 13.50)

Más castiza, con disfraz y maquillaje de José Tomás, Ortega Cano, Padilla, Cayetano y Jesulín se plantó la chirigota sevillana cabeza de serie en la primera jornada de los preliminares del COAC. Espectáculo y agrupación taurina: también tuvo capotazos para Puigdemont…y para sus socios anticapitalistas: «Luego veo a los de la CUP, y ahí es cuando digo ojú, esto ya no es tontería. No quieren ya relación, ni con el pueblo español, ni con las peluquerías».

(Vídeo: Minuto 8.30)

Cerró la noche la comparsa El almacén para dar el contrapunto y definir al espectáculo en toda su pluralidad. «Yo creo que no ha sido nada fácil, hacer todo lo que ha hecho Puigdemont. Para eso hay que tener un par de cojones, ser un tío echado p’alante para comerse ese marrón», le cantaron al ex presidente, antes de cerrar con un remate para Oriol Junqueras y tras un duro alegato contra los paraísos fiscales y los recortes sociales. Y todo lo aplaudió la grada, entregada desde las 20.30 hasta las dos de la mañana. Ha empezado el carnaval.

(Vídeo: Minuto 10.40)