Salvador Sobral ya está en casa. La feliz noticia ha llegado apenas un mes después de que fuera trasplantado de corazón en el Hospital Santa Cruz de Carnaxide de Lisboa. El cantante portugués llevaba cuatro meses ingresado en el centro médico y anoche, según ha podido saber El Independiente, por fin regresó a su casa, donde hoy ha pasado su primera noche junto a su familia. Ahora, el cantante portugués deberá continuar su recuperación. Más delgado y debilitado, pero con mucho ánimo, Sobral seguirá un plan de rehabilitación para recuperar masa muscular y algo de peso.

Los últimos días el cantante confiaba en poder abandonar a finales de este mes el centro médico después de que los últimos análisis hubieran dado buenos datos. Finalmente, su salida se ha adelantado. Sobral ha pasado cuatro meses ingresado en el centro médico. En este tiempo su salud ha atravesado por momentos delicados, como el agravamiento de su estado días después de ser intervenido y que obligó a su ingreso en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI). En los últimos días Sobral, que según las fuentes consultadas se encuentra muy ilusionado con retomar su carrera musical, trabaja ya en cómo reiniciar su actividad. Aún resta un periodo de varios meses hasta que pueda volver a los escenarios.

Su reaparición pública podría producir el 12 de mayo con motivo del Festival de Eurovisión que se celebra en Lisboa

El cantante debe recuperar aún fuerzas antes de subirse a un escenario. Todo apunta a que su reaparición pública pueda producirse el 12 de mayo próximo, cuando Portugal celebrará el Festival de Eurovisión tras la victoria que el propio Sobral protagonizó hace ahora un año. Le corresponderá a él entregar el galardón el nuevo vencedor del certamen.

En torno a las 13:30 horas el propio Sobral ha hecho público un breve comunicado en su Facebook en el que incorpora el emitido por el centro médico en el que confirma el alta médica emitida ayer e informa de la “muy satisfactoria recuepración” de Sobral y “sin complicaciones”. En él también se señala que ahora deberá pasar un postoperatorio con ciertas restricción propias de este tipo de intervenciones, como la exposición a grandes grupos e personas y la limitación del contacto físico para evitar infecciones.

En la nota publicada desde el entorno de Sobral se asegura que tener que “evitar los abrazos” y tener que respetar cierta distancia física no evita que “Salvador se siente muy abrazado por todos”. La nota concluye dando las gracias por “el cariño y la comprensión” y anunciando que en breve se informará de su regreso a los escenarios.

Cuatro meses ingresado

El cantante en estos días no ha parado de idear e imaginar cómo será su regreso, cómo volverá a hacer la “música de sentimientos” que él siempre reivindica. Por su mente fluyen ya melodías y letras del que confía en que pueda ser su nuevo disco y en el que, al menos mentalmente, tiene puesta su cabeza. A ello se suma una agenda de conciertos que le espera, con citas que quedaron pendientes por su ingreso hospitalario y otras que ya están a punto de cerrarse, muchas de ellas en España. Las peticiones de conciertos para Sobral se han disparado desde que su proyección internacional se multiplicara con la victoria en Eurovision en mayo de 2017.

Sobral tuvo que dejar en suspenso su carrera profesional el pasado 10 de septiembre. Lo hizo para ingresar en el hospital y ser controlado permanente por parte de los médicos a la espera de que llegara un donante compatible. La noticia que llevaba dos años esperando se produjo el 8 de diciembre de 2017. Estos últimos días su recuperación ha sido muy positiva después de superar la crisis que le llevó a volver a ingresar en la Unidad de Cuidados Intensivos, que abandonó el 28 de diciembre, coincidiendo con su 28 cumpleaños.

Quienes han estado junto a él en todo este tiempo subrayan que ha sido un paciente muy disciplinado y obediente, que ha seguido las indicaciones del equipo médico por el que muestra un profundo respeto y agradecimiento. El buen humor y la personalidad singular de Sobral han marcado su estancia hospitalaria, en la que no han faltado ni los aliados para adquirir alimentos al margen del servicio de comidas del centro médico o incluso los tuppers que con cariño le ha preparado su madre. Ahora tendrá que reforzar su alimentación para recuperar la forma física necesaria para una vida normalizada y un regreso a los escenarios. Sobral deberá evitar cualquier tipo de infección por la medicación que aún continúa tomando. Su transplante es reciente y el corazón aún debe asentarse definitivamente. Por ello, deberá regresar periódicamente a revisiones hospitalarias que se irán reduciendo en el tiempo si, como se espera, evoluciona bien.

Ha perdido peso y masa muscular y ahora iniciará un periodo de rehabilitación antes de regresar a los escenarios

La evolución de Salvador Sobral ha sido seguida día a día con mucho interés por sus paisanos en Portugal y por otras partes del mundo. El reconocimiento al cantante ya ha sido manifestado en varias ocasiones con distintos premios. Este próximo miércoles Salvador Sobral recibirá el European Border Breakers Award que concede la Unión Eurpopea a los mejores artistas o grupos internacionales que han publicado su primer álbum internacional. El galardón lo han recibido artistas como Adele, Tokio Hotel o The Baeballs. Anterioremnte. Además, el pasado día 31 de diciembre el canal de televisión Euronews reconoció a Salvador Sobral, con un 63% de los votos, como el ‘Personaje Cultural del Año’, por delante de otros candidatos como la cantante Adel o el premio Nobel de Literatura, Kazuo Ishiguro

El equipo médico confía en que Sobral, una vez finalizado su periodo de recuperación pueda ir recuperando su actividad y sea capaz de hacer una vida completamente normal. En su mente fluyen ya muchos proyectos para regresar a su pasión, la música, por la que le se ha convertido en un ídolo en su país, especialmente después de ganar la 62 edición del Festival de Eurovisión con ‘Amar pelos dois’.

Con buen ánimo

Sobral ha pasado las Navidades ingresado en el centro médico pero acompañado de su familia y mostrando siempre un buen estado de ánimo. La misma actitud que ha mantenido a lo largo de todo el proceso de tratamiento e intervención. Ha confiado siempre en el buen hacer de los médicos y profesionales que le han tratado. Tras su último concierto el 8 de septiembre pasado en el Casino de Estoril trasladó a sus fans un mensaje de tranquilidad y esperanza asegurando que se ponía en manos de los médicos para poder resolver los problemas cardiacos que padece desde joven.

En todo este tiempo, no ha dudado en colgar algunos mensajes a través de las redes sociales, todos ellos de agradecimiento a sus seguidores. Poco antes de ingresar en el hospital, el 10 de septiembre pasado, hizo público un vídeo en las redes en el que detallaba que debía hacer una parada en su actividad musical para “entregar mi cuerpo a la ciencia”. Mensaje que concluía con un tranquilizador, “todo irá bien, que nadie se preocupe”. Y por ahora, así ha sido.

A partir de ahora habrá que esperar un poco más para verle hacer buena la máxima con la que recibió el pasado 13 de mayo el premio como ganador de Eurovisión: “Vivimos una época en la que prevalece la música de usar y tirar. La música no son fuegos artificiales, la música es sentimiento y así hay que entenderla”.