Será la influencia de Salvador Sobral y su Amar pelos dois, Eurovisión 2018 va de balada. Amaia y Alfred con Tu canción representarán a España en la próxima edición del festival. A la una y veinticinco de la madrugada Manel Navarro fue el encargado de entregar el sobre y de leer el nombre de los ganadores. La pareja partía como favorita, por lo menos entre los eurofans cibernéticos. «Una canción que rezuma verdad», decían los representantes del jurado. OT Eurovisión puso a la cadena pública donde hacía tiempo que no estaba. La 1 fue líder indiscutible de la noche del lunes con una cuota de pantalla de 23,6% y 3.086.000 de espectadores, lo que supone un nuevo récord para el programa.

Arrancó la noche con el himno de OT 17, aunque deberían haberlo bautizado como OT 3.0, ya que el programa le debe todo lo que es a las redes sociales, a los fans y a los influencers. Los cinco finalistas interpretaron Camina, una canción escrita por los 16 concursantes junto a Manu Guix, que se presentaba como la novena opción para representar a España en el Festival de Eurovisión. Los nervios les jugaron una mala pasada y a más de uno se le escapó algún gallo del estilo al de Manel Navarro en la final de Eurovisión del año pasado.

Para participar en Eurovisión se presentaron más de 200 canciones, las ocho finalistas fueron el resultado de la elección de los jueces y los profesores de OT, siempre pensando en cada intérprete. En la gala no hubo jueces. En el banquillo, a modo de padrinos, se sentaron Julia Varela, comentarista de OT; Víctor Escudero, comentarista de Eurovision; Luisa Sobral, hermana de Salvador Sobral y compositora de Amar pelos dois la canción que ganó el festival el año pasado, y Manuel Martos, miembro del jurado de OT.

Aitana incendió el plató sin moverse, con clase, sencillez y delicadeza

Abrió el fuego Aitana con Arde, una balada escrita por un cuarto de Sweet California, Alba Reig, y María Pelaez. “Me encuentro muy cómoda en esta canción”, confesaba la benjamina antes de estrenarse en el escenario. Aitana incendió el plató sin moverse, con clase. Defendió el tema con sencillez y delicadeza, la misma con la que se ha ganado el amor del público.

La segunda actuación de la noche, el primer dúo lo protagonizaron Miriam y Agoney con Magia, un tema compuesto por Diego Cantero, Funambulista, y el productor Tato Latorre. Una canción que pasará a la historia sin pena ni gloria, como otra de tantas. Agoney y Miriam cantaron en la pista de un circo, una alegoría perfecta de lo que fue su interpretación. Ni empastaron, ni sacaron provecho a las voces que poseen.

Alfred se presentó con un traje pintado con el cuerpo desnudo de una mujer firmado por Ernesto Artillo, un traje de la colección que ya lucieron Alba Flores, Brays Efe, Bárbara Santa Cruz, Jorge Suquet y Gema Galán en la gala de entrega de los Premios Feroz, un traje de carácter reivindicativo de la colección La mujer que llevo dentro. “Soy feminista”, explicó el único chico finalista. En su candidatura en solitario defendió Que nos sigan las luces con la energía del cantautor que apunta en el futuro.

El ‘Chico Malo’ de Ana War fue el momento más caliente de la noche. JOSÉ IRÚN

Ana Guerra y Aitana se estrenaban como dúo y lo hicieron un trap latino, Chico Malo. Una canción que nació con polémica entre las intérpretes y los profesores de la academia. Las chicas quisieron cambiar palabras porque la consideraban machista pero, tras el rapapolvo de Noemi Galera, cambiaron de actitud y comenzaron a creerse este tema de ritmo latino que probablemente suene hasta la saciedad el próximo verano. Ellas tenían razón: el tema es cabezón, repetitivo y machista (aunque vaya de feminista).

Y por fin llegó el momento de la gran Amaia que revolucionó al público con tema Al cantar, firmado por Rozalén, pero que no llegó a la final.

Miriam completó su participación con Lejos de tu piel, una versión adaptada de Like the water de Steve Robson e Ina Wroldsen en la que demostró su versatilidad y la potencia de su voz. Un tema que bien podría formar parte de la banda sonora de una película de la factoría Disney.

Las interpretaciones se realizaron por orden alfabético, que conste en acta

Ana Guerra, que ya ha demostrado que sabe moverse como nadie (otra cosa es que sepa afinar), tenía claro que le iba a caer un hit hot, como El remedio, una composición que rezuma ritmos latinos firmada por el colombiano Nabález. Guerra subió la temperatura del plató con un tema que apunta a convertirse también en la canción de verano, pero nada más.

Los responsables de OT dejaron para el final el tema que a priori era el favorito de la noche y que al final se llevó el gato al agua. Antes de que suene a favoritismo, las interpretaciones se realizaron por orden alfabético, que conste en acta. Almaia (el nombre con el que las redes han bautizado a Amaia y Alfred) ya sonaban como los favoritos con Tu canción, una balada compuesta por Raúl Gómez. La pareja interpretó los primeros acordes del tema ante dos pianos de cola, Amaia y Alfred empastaron las voces a la perfección, su interpretación fue tan real que terminaron con el público entregado pidiendo un beso, como en las bodas.

Ana Guerra, Amaia, Alfred, Aitana y Miriam, los cinco finalistas de ‘OT’. José Irún

Las líneas de votos se abrieron a las 12.10 de la noche, 20 minutos para elegir a las tres finalistas: Arde, Tu canción y Lo malo. Mientras, los triunfitos expulsados, como homenaje, interpretaban una versión del La, la, la de Massiel (cuando se cumplen 50 años del triunfo de España en el festival) y otra de Vivo cantando de Salomé. Luisa Sobral presentó su último trabajo, Cupido, muy en la línea de su composición ganadora en Eurovisión, Conchita Wurst interpretó Rise like a Phoenix el tema con el que ganó el Festival de Eurovisión en 2014 y J. Balvin interpretó Machina y Mi gente. Esta segunda parte de OT ha cautivado a una generación muy variopinta, entre ellos a Íñigo Errejón, el político, muy activo en todas las galas, anoche se atrevió a confesar en público sus preferencias. Si nos representan.