Es una historia de amor y esperanza que interpela al espectador sobre su vida, su muerte y el más allá. La firmó hace muchos años Juan Sebastián Bach inspirado por el evangelio de San Juan. Ahora, en pleno siglo XXI ha motivado al director artístico del Teatro Arriaga, Calixto Bieito para actualizar el oratorio del genial compositor alemán y transformarlo en “una fábula sobre Jesús”, en una “alegoría, una metáfora sobre nuestras vidas”.

Así describe el genial autor mirandés su último trabajo, su versión de Johannes Passion, un espectáculo coproducido por el Teatro Arriaga de Bilbao –del que es director artístico- y el Théâtre du Châtelet de París que se estrenará este viernes 13 en Bilbao y se volverá a representar el sábado 14 para descansar hasta junio de 2019, cuando está programada una tercera representación de Johannes Passion con motivo de la reapertura del teatro parisino tras su reforma.

Johannes Passion es un espectáculo coproducido por el Teatro Arriaga de Bilbao y el Théâtre du Châtelet de París y se estrenará este viernes 13

 

La producción cuenta con un elenco de primer nivel, “la Champions Legue de la representación”, según Bieito, con experiencia de los mejores teatros y auditorios del mundo. El elenco vocal está compuesto por seis artistas en su mayoría de origen británico. Entre ellos destaca el tenor inglés Joshua Ellicot, que interpreta a Juan el Evangelista, el actor principal de este oratorio. A Jesús le pone voz e interpretación el joven barítono James Newby. Pilatos será interpretado por Jonathan McGovern. En el elenco destaca también la soprano noruega Berit Norbakken.

Todos ellos actuarán en un escenario ideado por Aida Leonor Guardia cuya escenografía evoca un oratorio eclesiástico o una catedral que al mismo tiempo se asemeja a un concert hall. La iluminación y el vestuario, contrastan con el tono glorioso y celestial de la obra y que corren a cargo de la Orquesta Sinfónica de Bilbao y del Coro de la Opera de la capital vizcaína.

El ‘icono de Jesús’

Bieito insiste en que la obra que ahora presenta le ha hecho reflexionar en lo más profundo. “Es una obra sobre el sufrimiento, la soledad o la desesperación”, señala. Incluso apunta que en él ha tenido una gran influencia el pensamiento gnóstico, la corriente cristiana surgida como una escisión de los ortodoxos que apela al conocimiento de lo divino a través de la experiencia introspectiva. “De alguna manera, todo esto me ha hecho pensar cómo está el icono de Jesús que existe en cada uno de nosotros”.

Johannes Passion es según Bieito una pieza convertida en “un canto al amor entre las personas” pero al mismo tiempo, al convertir la música de Bach en su eje central “un canto a la música” y con ella “a la esperanza en un mundo mejor”.

Fuentes del Teatro Arriaga destacan que lo más relevante de esta obra es “la música de Bach” convertida en “un camino hacia el consuelo, la liberación y la búsqueda del otro”. Subrayan que Johannes Passion refleja de forma violenta “ese camino vital hacia la redención”: “¿Cómo el hombre contemporáneo dialoga con esta obra maestra? ¿Cómo nos enfrentamos al dolor, a la propia muerte con la dignidad del héroe, con la fuerza de nuestros padres?”.

Bieito define la obra como ‘un canto al amor entre las personas’, un ‘canto a la música’ y ‘a la esperanza en un mundo mejor’

Esta obra original fue escrita en vísperas del Viernes Santo de 1724. Inspirada en los evangelios de San Juan, en particular de sus capítulos 18 y 19. Originalmente Johannes Passion iba a ser interpretada por primera vez en la iglesia de Santo Tomás en Leipzig, pero finalmente se hizo en la iglesia de San Nicolás en 1724. Fue cambiada en numerosas ocasiones hasta la versión definitiva de 1740. Las partes que Bach eliminó se agregaron posteriormente como apéndices.

Bieito ha destacado que con representación y estrenos mundiales como el que se podrá ver en el Arriaga el próximo viernes, “cumplo uno de los objetivos que me plantee cuando llegué, “lograr la internacionalización de este teatro”. Destaca que hoy en día “en Bilbao se pueden ver muchas cosas antes que en otros teatros del mundo y el Arriaga empieza a estar en boca de muchas personas en toda Europa por la calidad de sus representaciones”. Asegura que Johannes Passion será un ejemplo más, “y se podrá comprobar con las lenguas que se podrán escuchar en al patio de butacas”.