Meridith Kouth acudió a Venezuela a finales de mayo de 2017. Las calles ardían, la gente aullaba y ella se dedicó a fotografiar unas protestas ciudadanas que llenarían portadas de periódico. Kouth, periodista de The New York Times, es la autora de la fotografía que preside este artículo. Una de las muchas que se publicaron formando un reportaje que tituló Cámaras, casco y máscara antigás, mi día a día en Venezuela.

En él narra el conflicto entre el Gobierno venezolano y los manifestantes. Cuenta cómo los ciudadanos se enfrentaban al ejercito en busca de justicia. “Durante más de tres meses, miles de personas han abarrotado la capital venezolana para drenar su furia. Están hartos del gobierno de Nicolás Maduro y de su liderazgo cada vez más autoritario”, asegura poniendo letra a las imágenes. Su foto es ahora parte de una de las exposiciones de PHotoEspaña, Hard truths. Fotógrafos del New York Times, que recorre en una de las galerías de La Cárcel de Segovia las fotografías más duras de los reporteros del prestigioso diario estadounidense.

Ivor Prickett para 'The New York Times'.

Ivor Prickett para ‘The New York Times’.

“Las fotografías de esta exposición son la voz de la indignación; la tragedia que nadie quiso ver; imágenes que captan el preciso instante que condensa un reportaje completo, que suspenden la conciencia del espectador sorprendido ante su propia fragilidad”, aseguran desde la organización que ya celebra su XXI edición. Y añaden que todos los trabajos son de grandes fotoperiodistas que “proyectan comprensión, honestidad, para dar voz al problema del otro y difundir su historia. Personas con vidas diferentes a las nuestras, pero con la misma humanidad”.

En total sesenta fotografías, que se pueden ver hasta el próximo 29 de julio, que muestran asesinatos, guerras, campañas militares, corrupción gubernamental o las consecuencias del narcotráfico. Arthur Ollman, fotógrafo y uno de los comisarios de la muestra, destacó durante la presentación de la misma “el valor del trabajo de estos corresponsales en un tiempo en el que se apuesta por otros modelos de periodismo basados más en la compra de historias que en el envío de corresponsales a zonas de conflicto”.

Además, quiso hacer hincapié en la importancia de un trabajo que les llega a lugares donde “cualquiera pagaría por no estar”, y lo hacen “para mostrar la más dura realidad del mundo”. Esta muestra, tal y como aseguró Alberto Anaut, presidente de PHotoEspaña, pasará por Londres, París, Tokio, Edimburgo, París y Hong Kong “con el fin de incidir en el papel vital de la fotografía en el desarrollo de la democracia y de apoyar al periodismo independiente y comprometido con los hechos”.