La reina del soul ha muerto en Detroit rodeada de su familia y amigos más cercanos.

logo
Muere Aretha Franklin, se apaga la voz de la 'reina del soul'

Música | Tendencias Vídeo con sus canciones míticas

Muere Aretha Franklin, se apaga la voz de la 'reina del soul'

Aretha Franklin, la mejor cantante de la historia según la revista 'Rolling Stone', muere a los 76 años

Se apaga la voz del soul. Aretha Franklin ha fallecido este jueves a los 76 años de un cáncer diagnosticado en 2010. La reina del soul ha muerto en Detroit rodeada de su familia y amigos más cercanos. Con ella desaparece toda una época. Nacida el 25 de marzo de 1942 en Memphis, Franklin llevaba la música en el ADN; entre sus grandes éxitos destacan temas como como RespectSpanish Harlem, Say a Little pray for you, Think Natural woman.



Repasamos la vida de Arteha de la mano de algunas de las actuaciones claves de la ‘reina del soul’. De sus primeras filmaciones en los sesenta, a las actuaciones ante Obama o sus últimas galas benéficas. | Vídeo: Mario Viciosa

 

Durante más de 60 años en el mundo de la música, Aretha Franklin cosechó grandes reconocimientos. Acumuló un total de 18 premios Grammy y en 2005 fue condecorada con la Medalla Presidencial de la Libertad otorgada por el presidente de Estados Unidos; fue la primera mujer que logró ser incluida en el Salón de la Fama del Rock en 1987 y pasará a la historia como la mejor cantante, según el ránking de la Revista Rolling Stone.

Su canción Respect se convirtió en un himno generacional para la lucha por los derechos de los afroamericanos

Con 14 años publicó su primer disco: The gospel soul of Aretha Franklin. Ese fue el pistoletazo de salida de una carrera musical protagonizada por más de 50 álbumes y más de 75 millones de discos vendidos en todo el mundo. Su canción Respect se convirtió en un himno generacional para la lucha por los derechos de los afroamericanos, en contra del racismo y del machismo.

Hija de el predicador Clarence LeVaughn Franklin y la cantante de gospel Barbara Franklin, la niña Aretha creció entre instrumentos, armonías del góspel y notas musicales. Se negó a estudiar, segura de sí misma y de sus aptitudes decidió aprender por sí sola a tocar el piano con la única ayuda de las grabaciones que caían en sus manos. Fue una mujer cuyo carácter quedó marcado por una infancia veloz. You are the voice, The queen of soul, From these roots o Respect son algunos de los títulos de sus biografías. Mucho se ha escrito de la gran dama del soul. Semblanzas autorizadas y no autorizadas que desvelan que detrás de tanto éxito y tanta pasión vivía una mujer de hielo, una diva repleta de inseguridades y miedos.

Se negó a estudiar, segura de sí misma y de sus aptitudes decidió aprender por sí sola a tocar el piano

Según se destila de Respect, su polémica biografía escrita por David Ritz, autor también de The queen of soul (historia en la que la propia cantante censuró varios capítulos), la joven Aretha atormentó a sus hermanos, a sus productores y a sus agentes con sus pataleras caprichosas, sus rabietas y sus salidas de tono.

Niña prodigio

Sostiene Ritz que la cantante creció en un hogar dominado por un predicador del evangelio que usaba la iglesia para montar orgías que el mismísimo Ray Charles bautizó como el circo del sexo. Según el autor de Respect, ese ambiente podría ser la causa de su primer embarazo con tan sólo 12 años.

Sea como fuere, la pequeña Aretha pronto demostró sus aptitudes, fue una niña prodigio que a los siete años podía tocar al piano las piezas más difíciles, por no hablar de su maravillosa y portentosa voz que ya apuntaba maneras de mezzosoprano. El góspel fue el barco con el que navegó hacia el éxito. Cuenta Ritz que las alabanzas al Espíritu Santo de tanta música religiosa estuvieron acompañadas por un desaforado apetito sexual.

A los 12 años, Aretha ya viajaba con su padre convertida en cantante pseudoprofesional. Dos meses antes de cumplir los 13 años, Franklin dio a luz a un niño al que bautizó Clarence. El mundo creyó que el padre de ese niño era el predicador. Al final se aclaró el embrollo y se demostró que Donald Burk, un amigo de la escuela, era el verdadero progenitor. Por si fuera poco, la cantante tuvo un segundo hijo antes de los 15 años con el productor Edward Jordan.

Dos meses antes de cumplir los 13 años, Aretha Franklin dio a luz a un niño al que bautizó Clarence

Su ambición musical la llevó a caer en las garras de Ted White, un cazatalentos que inesperadamente se convirtió en su esposo y mánager. White, consciente de su facultades, moldeó la imagen de la joven hasta convertirla en la gran dama del soul. Con él consiguió su primer contrato discográfico, pero su turbulenta relación la llevó a sumergirse en el alcohol y a refugiarse en la comida.

Cuando decidió romper con White, Aretha fichó por Atlantic Records, el productor Jerry Wexler se propuso exprimir la esencia de aquella rutilante estrella. I never loved a man the way I love you, fue su primer single con la nueva discográfica, un tema que ha sido avalado por muchos críticos como una de las grandes canciones del soul. Fue en aquella época cuando surgió el pelotazo de Respect que encabezó la lista de superventas en abril de 1967.

1967: Atlantic lanza a la reina

Con discos como Aretha Arrives (1967), Lee Cross (1967) o Lady Soul  (1968) se colocó en los primeros puestos de las listas de ventas. La joven reina terminó la década de los 60 destrozada por el alcohol, pero reapareció como el Ave Fénix, crecida y más segura de sí misma. En los años 70, Aretha Franklin ya era una artista totalmente consagrada dentro del panorama musical internacional. Evolucionó entonces hacia la música disco, reconvertida en una diva que no fue del agrado del público. Para evitar su declive, volvió a cambiar de discográfica, con Arista regresó al soul para pivotar más tarde hacia el R&B contemporáneo. Su vida fue una montaña rusa, repleta de subidas y bajadas, en las que se entrelazaban grandes éxitos con algunos fracasos.

En los años 70, Aretha Franklin ya era una artista totalmente consagrada dentro del panorama musical internacional

Tras del fallecimiento de su padre en julio de 1984, siempre según Ritz, la cantante volvió a tocar fondo canceló todos los conciertos y desapareció. En 1988, su hermana Carolyn murió de un cáncer de mama y su hermano Cecil estaba enredado en las drogas. Parecía que se la había tragado la tierra cuando su carrera resurgió de la mano de Bill Clintón, que la invitó a cantar el himno nacional en la Convención Nacional Demócrata. Pero su reaparición estelar fue el 20 de enero de 2009, ese día el mundo se calló para escucharla cantar My Contry tis of Thee en el acto de asunción al mando de Barack Obama, el primer presidente afroamericano de EEUU.

Mientras Ritz desvelaba al mundo lo que él consideraba el verdadero rostro de la cantante, ella calificaba de basura todas sus líneas. La publicación de Respect molestó muchísimo a la intérprete de Freedom, porque coincidió con la edición de su recopilación Aretha Franklin Sings the Great Diva Classic, un trabajo que la había llevado de nuevo a las listas de éxitos en 2014.

Su última actuación fue en Nueva York el 2 de noviembre de 2017, cuando participó en un evento benéfico para la Fundación Elton John contra el sida. En aquel momento la leyenda del soul completó su actuación gracias al pundonor y a una inexplicable fuerza de voluntad. Lo hizo peleando contra la deshidratación y un agotamiento extremo. Estrella hasta el final.