Tendencias

Niño de Elche: fue "un gustazo estar en el Lope de Vega y que se lo tomaran en serio”

logo
Niño de Elche: fue "un gustazo estar en el Lope de Vega y que se lo tomaran en serio”

El Niño de Elche, en plena actuación. EFE

Resumen:

El músico y cantaor vanguardista Francisco Contreras, conocido artísticamente como Niño de Elche, ha asegurado este miércoles que su «tragedia» es que no sabe hacer canciones, porque le gustaría componer y «sonar en Los 40 Principales«.

En conversación con el periodista y escritor Fidel Moreno sobre El artista como mediador: tradición, transmisión y experimentación durante el IV Encuentro Cultura y Ciudadanía celebrado en Madrid, Niño de Elche ha dicho que es «partidario de renovar los conceptos» y que «hay campo para la experimentación», aunque le parece «grandilocuente» calificar una pieza artística de transgresora.

«Me han puesto la etiqueta de revolucionario, pero yo revoluciono para llegar a lo común», ha comentado el artista nacido en Elche en 1985, quien ha reconocido que su «gran tragedia» es «no saber hacer canciones».

«Hacerlas es muy difícil, sobre todo las horteras y malas. Es lo que intento hacer pero me sale música experimental. Yo quiero hacer canciones y sonar en Los 40 Principales, pero no sé», ha manifestado.

Ha opinado que «cultura y popular son dos conceptos antagónicos» porque «hablar de cultura popular es tan elitista como hablar de alta cultura» y ha reivindicado la faceta económica del arte porque «se gana dinero siendo artista».

Preguntado por las duras críticas recibidas tras su paso por la XX Bienal de Flamenco de Sevilla el pasado 25 septiembre, ha dicho que fue «un gustazo estar en el Lope de Vega, decir cuatro tonterías y que se lo tomaran en serio».

«Esas críticas estaban ya escritas, porque llevo mucho tiempo denunciando a esos seres, y los progres del flamenco se han apuntado a la cosa. Mi amigo Israel Galván (con quien actuó) me dijo que le sorprendía que no nos insultaran en la Bienal porque él ha vivido ese drama. Yo no busco la provocación en sentido negativo sino de pensamiento, de dar qué pensar», ha respondido.