Los Periodistas Asociados Musicales (PAM), dieron en 2015 su recién creado premio Ruido a El Niño de Elche por su trabajo Voces del Extremo. Ayer, una parte de la crítica de la prensa de Sevilla, especializada en flamenco, dejó claro que no le gusta la heterodoxia que promueve el flamenco del ilicitano y que presentó en la Bienal de Flamenco de Sevilla.

Ayer, en el escenario del Teatro Lope de Vega de Sevilla interpretó el repertorio de su disco Antología del cante flamenco heterodoxo. “El supuesto cantaor ha ofrecido un recital histórico en el Lope de Vega: jamás se ha visto nada peor en las 20 ediciones de la Bienal de Flamenco”, sentencia el crítico de ABC, Alberto García Reyes, en su artículo titulado Niño de Elche, un tongo del cante.

El crítico de ABC se despacha con la Bienal y con el cantante: “Antología del cante heterodoxo (sic), ideada con otro de los grandes tongos del flamenco de hoy, Pedro G. Romero, es una bufonada que no tendría que haberse colado jamás en la Bienal de Flamenco de Sevilla. Y menos aún en el Lope de Vega, que es el gran templo cabal de la capital mundial de este arte”. El Niño de Elche en twitter también se ha despachado con él.

https://twitter.com/NinodeElche/status/1044712294679302144

Un disco experimental

“Lo que sea este flamenco no me corresponde a mi decirlo, eso es algo que os toca a los periodistas y a los críticos”, explicó en su día el Niño de Elche a El Independiente con motivo del lanzamiento del polémico Antología del cante flamenco heterodoxo. El disco que mezcla electrónica, literatura, poesía fonética, rock, canción de autor, música contemporánea y flamenco está compuesto por 27 canciones.

“Se quedó literalmente en calzoncillos. Eso ya apuntaba de por dónde podía ir la noche, muy hablador, con ofensas al flamenco y a Dios”, escribe Manuel Bohórquez en su blog en una crítica titulada con una analogía viejuna El que faltaba de los Calatrava”.

Manuel Martín de El Mundo asegura, en su crítica El ‘canticidio’ del Niño de Elche que éste necesita «de la provocación, y si alguien disiente no duda en escupirle a la cara, injuriarlo y hasta amenazarlo. El personaje se presenta como «exflamenco», esto es, que ha perdido la condición de flamenco. Y la pregunta de Perogrullo es: ¿Por qué lo contrata entonces el director de la Bienal de Flamenco? ¿Por qué este fraude cultural?… Porque el negocio político por estos pagos está en hacernos creer que el Ayuntamiento de Sevilla está por el flamenco». Las críticas apuntan, también, a la organización de la Bienal.

El eterno debate entre ortodoxia y heterodoxia que al crítico del Diario de Sevilla, Juan Verguillos, le da mucha «pereza» no termina aquí, el viernes 28, con las entrada agotadas, actúa Rosalía. La cantante catalana es el fenómeno musical del momento, tras Los Ángeles, disco que se llevó – como El Niño de Elche- el favor de la crítica con el premio Ruido 2017, ha fusionado flamenco con el trap en un disco que se publica en noviembre y del que se conocen dos temas que han sido de los más escuchados del verano: Malamente y Pienso en tu mirá.  Su nuevo estilo se expone ahora ante la ortodoxia de la Bienal sevillana, quizá con más suerte que El Niño de Elche.