Tendencias

Un jugador español de póker gana el torneo del año y se lleva 4,5 millones de premio

El catalán Ramón Colillas ha ganado el PokerStars Players Championship de Bahamas tras clasificarse

Ramón Colillas, con su título de campeón. POKERSTARS

El hombre más feliz de la tierra está en Bahamas. No busquen, está en la isla paradisiaca disfrutando del que, probablemente, es el mejor momento de su vida. Y, además, es español.

Su nombre es Ramón Colillas y acaba de hacer historia llevándose el mayor premio que un jugador de póker español haya ganado nunca, fruto de su victoria en uno de los torneos más importantes de los últimos años: el PokerStars Players Championship.

1.039 fueron los elegidos que decidieron poner sobre la mesa 25.000 dólares para poder participar en un evento que PokerStars, la mayor sala de póker del mundo, había decidido aderezar añadiendo un millón de dólares extra para el ganador. Sólo hubo un elegido.

Natural de Barcelona, donde suele jugar, Ramón es experto en el juego uno contra uno, lo que le daba «la confianza de que podía hacerlo bien cuando quedaran pocos jugadores, es mi terreno», según ha explicado a El Independiente unos minutos después de su victoria y tras sobrevivir a los abrazos de sus amigos.

El triunfo del jugador español tiene aún más mérito si tenemos en cuenta que la entrada le salió gratis, fruto de su victoria en el circuito español de póker. «Una de las cosas que más ilusión me hacía de ganar el Campeonato de España de Póker (CEP) era la posibilidad de venir aquí a jugar», contaba feliz.

«Es todo: la sala de Bahamas, que es una pasada, el jugar un torneo tan grande con un premio tan importante y, además, estar aquí con los mejores jugadores del mundo. Ahora es el momento de disfrutarlo sin pensar en qué vamos a hacer mañana», afirmaba con palabras que sugieren que será una noche larga.

Un cinco de oro

A lo largo de las cinco jornadas de competición, algunas de ellas maratonianas rondando los dobles dígitos en horas de juego, Ramón ha jugado centenares de manos. Todas ellas han sido importantes, pero ninguna tanto como la que le enfrentó a Julien Martini, a la postre subcampeón.

El jugador francés tenía todas las de ganar cuando las cartas sobre la mesa y las dos que sostenía en sus manos le daban trío de damas, exactamente la misma jugada que Ramón, pero con mejor carta de desempate.

Ellos no lo sabían, pues aún no habían terminado la ronda de apuestas, pero cuando el cinco de diamantes apareció en el river -el sobrenombre de la quinta carta comunitaria cuando se juega a Texas Hold’em- la mano cambió radicalmente.

La matemática dictaba que, antes de que apareciera ese cinco maravilloso, Ramón iba a perder el 95% de las veces. Sólo había tres cartas en toda la baraja que le dieran el triunfo en la mano, pues había alguna más que empataba las cosas, y una de ellas fue la que apareció en la mesa. Caprichos del azar.

Esa mano, cuando más lo necesitaba, equilibró las cosas y no dejó que Martini, que seguiría en liza, se escapara en la clasificación, apretando las cosas en el momento más oportuno para hacerlo. A pedir de boca.

«Está claro que ha sido la jugaba decisiva, esencial para que me pudiera llevar el trofeo. Se ha combinado todo: ha sido contra el rival oportuno por las fichas que él tenía y además en el momento oportuno. Mejor imposible», relataba con el imponente trofeo en las manos.

El mayor premio español

Con este triunfo Ramón entra directamente a la cuarta posición de ganancias históricas con bandera española. Sólo tiene por delante a dos de los mejores jugadores del mundo actualmente, Adrián Mateos y Sergio Aído, y a un histórico como Juan Carlos Mortensen, ya lejos de la primera fila en cuanto a calidad.

Alcanzar a Mateos y a Aído no va a ser nada fácil. El primero de los dos consiguió hacerse con el número uno mundial en la clasificación que elabora el Global Poker Index (GPI) y cerró 2018 en una meritoria séptima plaza, alzándose además de nuevo con el premio de jugador español del año.

Sus 17,3 millones de dólares en premios en vivo, 15,02 millones de euros, le convierten en el español que más dinero ha ganado nunca jugando al póker, y ya hace tiempo que dejó atrás a Mortensen, que mantiene una meritoria segunda plaza gracias a sus 12,1 millones de dólares, 10,5 millones de euros.

Al bueno de Juan Carlos no le durará mucho la segunda posición, ya que Sergio Aído, al ritmo que va, no tardará en arrebatársela. El asturiano ya tiene 8,72 millones de dólares, 7,57 millones de euros, en su haber, y continúa mostrando un altísimo nivel en los torneos más caros del mundo. Cuestión de tiempo.

Por detrás de Ramón Colillas se queda ahora un batallón de jugadores jóvenes que están bastante igualados. Apenas un par de torneos buenos separan a Javier Zarco, quinto, de Andoni Larrabe y Sergi Reixach, sexto y séptimo, pues Zarco tiene 1,84 millones en ganancias y sus dos perseguidores ya han acumulado 1,78 y 1,75 millones respectivamente.

Te puede interesar

Comentar ()