“Un concurso que a la vez son tres”, rezaba la letra de un recurrente número musical usado varias veces en el Un, Dos, Tres… Chicho Ibáñez Serrador unió conocimientos, habilidades físicas y psicología en las tres fases de su mítico concurso. Pero la realidad es que adaptó a la pequeña pantalla tres elementos de la narrativa cinematográfica y teatral: la dialéctica comedia-drama; el musical y el suspense-terror. El ahora Goya de Honor hizo poco cine, pero usó sus artefactos en su larga carrera en TV, particularmente, en los 40 años de Un, Dos, Tres….



Como repasamos en este vídeo, Chicho llenó la tele de artefactos visuales que sólo se usaban en las películas –con permiso de los Estudio 1–, porque el Un, Dos, Tres… era una película semanal y una obra de ‘music hall’. | Vídeo: M.V.

 


A diferencia de las ficciones de TV que se producían hasta el momento en Prado del Rey, más propias del teatro, destrozó la cuarta pared, al punto de enseñarnos en ocasiones el enladrillado que hay tras los decorados, así como su olimpo de Realización; ese lugar desde donde ejercía su papel de Todopoderoso con su rotunda voz, para torcer los destinos del programa en medio de su desarrollo, siembre bajo guion. Un truco más de los tantos que han heredado decenas de programas –algunos actuales– para crear sus propios universos de televisión. Chicho Ibáñez Serrador es considerado el Hitchcock español.

Hoy puedes ver los programas completos o fragmentos del Un, Dos, Tres gracias al trabajo del Archivo RTVE en esta página, y conocer la vida y trabajo de Chicho Ibáñez Serrador en TVE en esta entrega de Imprescindibles.