El Parque Natural de las Lagunas de Ruidera es uno de los lugares «más bonitos» de Castilla-La Mancha. Este oasis en medio del Campo de Montiel, entre Albacete y Ciudad Real, alberga numerosas lagunas, la Cueva de Montesinos, el Castillo de Peñarroya o el Rochafría y ofrece la posibilidad de hacer senderismo.

En concreto, existen siete rutas para conocer el Parque. La Ruta del Castillo de Peñarroya comienza junto al cementerio de Ruidera y, tras 21 kilómetros a pie o en bicicleta, se llega a la presa y al Castillo. Más corta que la anterior es la Senda del Pie de Enmedio, donde durante seis kilómetros se bordeán lagunas de ellas hasta regresar al punto de partida, la aldea de San Pedro.

A un kilómetro de San Pedro está la Cueva de Montesinos, donde transcurren dos de los capítulos del Quijote, una visita que se deberá concertar con las empresas de turismo que trabajan en la zona. En los alrededores del Parque también se puede visitar el Museo Etnográfico de Ossa de Montiel, la Iglesia de Santa María Magdalena o el Castillo de Alhambra.

El paisaje vegetal del Parque abarca desde zonas boscosas autóctonas hasta vegetación palustre. En este espacio natural conviven más de 250 especies de vertebrados, entre los que destacan sus aves acuáticas como el aguilucho lagunero y el porrón moñudo.

El clima mediterráneo hace posible que las Lagunas de Ruidera se puedan visitar en cualquier época del año, según explican desde turismocastillalamancha.es.