Imagen de Google de la Alhambra de Granada con el Carmen de San Agustín en primer plano.

logo
El emir de Qatar 'reconquista' Granada

Andalucía | Internacional | Tendencias

El emir de Qatar 'reconquista' Granada

Ha adquirido el Carmen de San Agustín, con vistas a la Alhambra, por 15,2 millones de euros, según la prensa local

Después de cinco siglos, un rey árabe vuelve como propietario a Granada, la ciudad en la que dejaron la Alhambra como testimonio de su dominio secular. El emir de Qatar habría adquirido el Carmen de San Agustín, una finca de 5.941 metros cuadrados, con vistas a los palacios del último monarca nazarí, el rey Boabdil. Tamim bin Hamad al Zani (Doha, 1980) ha pagado 15,2 millones de euros a los seis hijos de Rafael Pérez-Pire, quien fuera presidente ejecutivo de Puleva, y María Dolores Angulo, herederos de la propiedad granadina, según ha publicado Granada Hoy.

El emir de Qatar, que lleva en el trono desde el 25 de junio de 2013, es un enamorado de España y su familia tiene una excelente relación con los reyes de España. Curiosamente, en el reciente funeral por el presidente de Túnez, Beji Ceib Essebsi, Tamim bin Hamad al Zani estuvo junto a Felipe VI, y así lo muestran en la página web del emirato. Conoce Granada desde antes de acceder al trono, tras la abdicación de su padre, el emir jeque Hamad bin Jalifa al Zani. El paso que dio su progenitor, al ceder en vida el mando del emirato, es insólito en el mundo árabe. Muchos países vecinos lo vieron como un precedente amenazante.

Tamim bin Hamad al Zani se quedó fascinado hace años con la ciudad de Granada y la Alhambra. Del Carmen de San Agustín le gustó su orientación, hacia el este, en dirección hacia La Meca, ideal para instalar un lugar de rezos. Cerca hay una mezquita pero fue financiada por Emiratos Árabes Unidos.

Desde esta finca se puede var la cara norte y este de la Alhambra, el Generalife, y el cauce del río Darro. Cuenta con una vivienda de 800 metros cuadrados y 10 habitaciones, con dos esplendorosos jardines. Hay piscina y pista de tenis. La parcela está protegida por un muro, que da a la calle Carril de las Tomasas. Desde la puerta no se adivinan las maravillas que encierra este enclave.

Durante un tiempo en este fabuloso vergel estuvo alquilado por los Pérez-Pire a una empresa del Grupo Abades, que se dedicaba a la celebración de bodas y eventos.

El Carmen de San Agustín probablemente cambiará de nombre, tras la adquisición que han confirmado a la prensa local fuentes del sector inmobiliario. Karm, en árabe, significa casa con huerto y jardín, y en hebreo kermel es «monte con viñas, como el monte Carmelo». En el Albaicín granadino quedan unos 20 cármenes.

Hace referencia a una casa con jardín y terreno donde hay surtidores propios de agua. Son comunes las acequias, albercas, y la vegetación frondosa. Sería un vergel. O un paraíso en la Perla del islam, como era conocida Granada en tiempos de los nazaríes.

Los Puleva tenían el Carmen de San Agustín desde que lo adquirió el granadino Rafael Pérez-Pire, fundador de la empresa de productos alimenticios, en 1943. Sus seis hijos heredaron la finca de su madre, María Dolores Angulo, que falleció en 2001. Durante un tiempo en este fabuloso vergel estuvo alquilado por los Pérez-Pire a una empresa del Grupo Abades, que se dedicaba a la celebración de bodas y eventos. Hace años se dejó esta actividad porque carecían de permisos municipales y una de las hermanas estaba en desacuerdo.

El emir de Qatar y el rey de España en el funeral por el presidente de Túnez.

El emir de Qatar y Felipe VI en el funeral por el presidente de Túnez. EFE

Los Pérez-Pire, que no han confirmado la venta, pretendían obtener unos 30 millones de euros a cambio del Carmen. Sobre la finca pesaban varios embargos de la Tesorería Genreal de la Seguridad Social de Granada o Hacienda, según publicó La Información. También había un embargo preventivo de Unicaja. En total, los dueños tenían una deuda de 2,5 millones de euros. Con los más de 15 millones de euros que habría pagado la Sociedad Civil Inmobiliaria Tulum, domiciliada en París, podrán hacer frente a los impagos.

El emir de Qatar es uno de los hombres más ricos del mundo. Su fortuna es la novena en el último ranking sobre Casas Reales realizado por Business Insider. La lista está encabezada por el rey de Tailandia, Maha Vajiralongkorn, seguido por el sultán de Brunei, y la familia real saudí. La fortuna del emir de Qatar superaría los mil millones de dólares. Es propietario de los estudios Miramax, de la cadena de televisión Al Yazira, de los almacenes Harrods, la firma Tiffany y el equipo de fútbol París Saint-Germain.

Parte de sus inversiones figuran a nombre de la Qatar Investment Authority, con un portfolio de 33.000 millones de euros. Su padre, el jeque Hamad ibn Jalifa al Zani, que aún vive, tiene el doble.

Vista de la entrada del Carmen de San Agustín en Granada

Vista de la entrada del Carmen de San Agustín en Granada Google Maps

La Sociedad Civil Inmobiliaria Tulum pertenece a French Properties Management, empresa propiedad de la familia real de Qatar que se encarga de sus inversiones inmobiliarias en Francia. Los Al Zani poseen la mansión Lambert en París, los hoteles Royal Monceau, Hotel du Louvre y el Hyatt Regency Paris-Étoile. En Nueva York poseen el Empire State, y en Londres el 95% de las acciones de The Shard, el rascacielos piramidal más alto de Europa, y disponen de Cornwall Terrace, un palacio frente al Regent’s Park, de 3.000 metros cuadrados.

Hijo de la jequesa más bella del mundo

El jeque Tamim bin Hamad al Zani llegó a suceder a su padre, con apenas 33 años, después de una serie de carambolas en las que dicen que tuvo mucho que ver su madre, la jequesa Mozah bint Nasser al Missned. La jequesa, conocida por su extraordinaria belleza y su amor por el lujo, es la segunda esposa de emir padre. Tamim bin Hamad al Zani no es el primogénito ni siquiera de la jequesa. Hubo dos renuncias a ser el heredero de un hermanastro y un hermano para hacer posible su designación, primero como príncipe sucesor y luego como emir.

La jequesa, como es conocida en la jetset internacional, ha confesado su pasión por España y su gran amistad con la Familia Real. Es el alma mater de la Qatar Foundation, organización fundada en 1995 para mejorar la educación, las artes y la ciencia en su país. La madre del jeque Tamim bin Hamad al Zani es una empresaria muy volcada en el sector de la moda, desde que en 2012 adquirió Valentino por 700 millones de euros. También compró en verano de 2016 la francesa Balmain. Mayhoola es la compañía qatarí tras la que está la jequesa, que busca impulsar también a los creadores qataríes.

Los padres del emir de Qatar.

Los padres del emir de Qatar. INSTAGRAM

El padre del actual emir fue el gran impulsor de un cambio trascendental en el pequeño emirato, un desierto asentado sobre bolsas de hidrocarburos. Llegó al poder tras derrocar a su progenitor, el abuelo del actual emir, en 1995. Aprovechó un viaje a Suiza del entonces emir para hacerse con el poder. El objetivo del emir Hamad fue situar a Qatar en el mundo, gracias a sus extraordinarios recursos naturales. En 20 años había conseguido transformar un desierto en uno de los países más prósperos del mundo.

Qatar, con apenas 11.586 kilómetros cuadrados, es decir, mil km2 menos que la provincia de Granada, es con Rusia el mayor exportador de gas licuado del mundo, el tercer productos de gas y el octavo exportador neto de petróleo. De los 2,7 millones de habitantes apenas un 12% son nacionales.

Su poder en la región es cada vez mayor y destaca por su lucha por desmarcarse de Arabia Saudí y sus acólitos. Para los saudíes Qatar supone un desafío por su política condescendiente con Irán. Con Irán comparte el mayor yacimiento gasístico del mundo, el North Field. Sin embargo, Qatar es un aliado sólido de Estados Unidos. En su territorio está la base de Al Udeid, el principal centro de operaciones del Ejército de Estados Unidos en Oriente Próximo.

Prueba de la relevancia internacional del emirato es su éxito al conseguir la celebración del Mundial de Fútbol en 2022. El emir Tamim bin Hamad al Zani, que estudió en la Academia Militar de Sandhurst, en el Reino Unido, es muy aficionado a los deportes en los que confía como una gran plataforma para vender al mundo la imagen de un emirato activo y moderno. Las inversiones en el emirato relacionadas con este evento deportivo son multimillonarias. El país está volcado con las obras.

En teoría el emirato es una monarquía constitucional, pero jamás se han convocado elecciones libres, tan solo comicios municipales. La modernización que promueve el emir es más económica (el país tiene una de las rentas per capita más elevadas del mundo) que política. Aunque se viste muchas veces a la occidental, como cuando fue recientemente a la Casa Blanca a entrevistarse con el presidente Donald Trump, el actual emir tiene tres esposas y 12 hijos. Todos ellos podrán disfrutar del vergel granadino.

Desde su tumba, el rey Boabdil, el último de los nazaríes expulsado de Granada por los Reyes Católicos, esboza una sonrisa.