Un ejemplo de unión, solidaridad y sacrificio. Una lección de compromiso y de cómo superar adversidades. Un EQUIPO con mayúsculas. Un camino de espinas y una final con menos tensión de lo esperado, porque España salió al Wukesong Arena de Pekín como un huracán. Y otra medalla de oro para engordar unas vitrinas ya repletas, las de una selección de baloncesto abonada a saborear el éxito sin importar el escenario ni el rival.

Liderada por los NBA Marc Gasol y Ricky Rubio (MVP del torneo y de la final), España dio una clase magistral y aplastó por 95-75 a la Argentina de Luis Scola y Facundo Campazzo, un equipo que se quedó a las puertas del oro tras plantarse en la final sin que nadie contara con ellos. Pekín, la misma ciudad de la memorable plata olímpica de 2008, escondía esta vez un oro para España. Un título que da continuidad a un ciclo glorioso del que todavía no se atisba el fin.

El oro de Japón 2006 fue la primera piedra de este enorme castillo. Contando con aquel torneo en el que España aplastó a Grecia en la final por 70-47, se han disputado trece grandes torneos entre Mundiales, Juegos Olímpicos y Europeos. Trece campeonatos de categoría mundial y España sólo se ha bajado del podio en dos ocasiones. Es decir, once medallas (cinco de ellas de oro) en poco más de dos décadas.

Para estar tanto tiempo ganando hacen falta muchísimos jugadores de enorme talento a lo largo de lustros. Deportistas que aguanten años y años al máximo nivel. Veteranos que arropen y contagien a las futuras generaciones. Jóvenes hambrientos capaces de aceptar un papel secundario esperando su oportunidad. Un entrenador que sepa levantar un vestuario, de transmitir una confianza que quizás desde puertas para afuera no llega. Un grupo experto en sobreponerse, en ir de menos a más. ¿Lesionado Pau Gasol en la final del Mundial 2006? El oro para casa. ¿Que se retiran de la selección leyendas como Juan Carlos Navarro o José Manuel Calderón? No importa: aparecen nuevos nombres empeñados en escribir nuevas páginas. Y así siempre.

El ánimo de Pau Gasol: «Sois un ejemplo»

España llegó al Mundial de China envuelta en la duda y sin su gran referente del siglo XXI. Pau Gasol, que cumplió 39 años en agosto, decidió no jugar para resolver los problemas físicos que le llevan persiguiendo en las últimas temporadas. Desde la distancia, el pívot escribió hoy una carta en Marca en la que los elogios a sus compañeros se pueden leer también como una crítica a la clase política.

«Gracias porque sois un ejemplo de cómo se trabaja en equipo y esa es una buena lección en estos tiempos», escribió el español en las páginas del periódico.  «No nos viene nada mal. Da gusto ver el esfuerzo que hacéis en cada partido, cómo os dejáis la piel porque salvo en el diccionario primero está la palabra trabajo y luego el éxito».

Una carta a los campeones: su hermano Marc, Ricky Rubio, Rudy Fernández, Sergio Llull, Pau Ribas, Víctor Claver, Juancho y Willy Hernangómez, Pierre Oriola, Xavi Rabaseda, Quino Colom y Javier Beirán. Los doce nombres que llevaron a España al título mundial. Un grupo, un equipo por encima de cualquier individualidad.

«Hemos trabajado muy duro y nos hemos sacrificado mucho. Cada uno da muchísimo al otro y eso es un equipo. Es una lección en el deporte y en la vida. Este equipo es de leyenda», señaló Ricky Rubio tras la final. «Era importante el grupo», añadió Rudy Fernández, «hemos ido a más y en los momentos importantes se ha visto a la mejor selección y por eso somos merecidísimos campeones del mundo».

Una final de un solo dueño

Había dudas razonables sobre el estado físico de España antes de la final. El viernes necesitó dos prórrogas para tumbar a Australia en una semifinal agónica y durante las últimas 48 horas se trabajó a contrarreloj para recuperar los músculos de los jugadores.

Cada uno da muchísimo al otro y eso es un equipo. Es una lección en el deporte y en la vida. Este equipo es de leyenda»

Ricky Rubio

«El partido del viernes fue muy largo y tuvo mucho desgaste», advertía Scariolo en Cuatro minutos antes del salto inicial. «Eso puede ser el riesgo, el peligro. Porque mentalmente están bien, con la humildad que hace falta y convencidos de seguir siendo fieles a nuestra identidad». Sin embargo, no hubo rastro de cansancio en ningún momento del partido.

España salió del vestuario con la adrenalina disparada y empequeñeció a Argentina en los primeros minutos. Para empezar, un parcial de 14-2: el primer golpe al mentón fue de los españoles. Pero ni mucho menos fue un camino de rosas para España, pues Argentina no dejó de apretar ni cuando se vio 21 abajo al final del tercer cuarto.

Argentina se dejó todo en la cancha y en el último parcial llegó a recortar las diferencias hasta los 12 puntos, pero España sacó a relucir entonces la veteranía y el temple. Aguantó las embestidas de los argentinos y llegó a los últimos minutos con la tranquilidad del que se sabe campeón. Esta vez no hubo necesidad de una canasta sobre la bocina o de un milagro.

Marc Gasol y Scariolo, un 2019 para enmarcar

Esta medalla corona una temporada de ensueño para dos personajes clave en esta selección. Marc Gasol y Sergio Scariolo estaban celebrando el 14 de junio la NBA con los Toronto Raptors y hoy, exactamente tres meses después están en China con otro metal colgado del cuello. «De aquí solo se puede ir a peor», bromeó Scariolo en Pekín tras la final.

Marc Gasol ya puede tomarse ahora unas buenas vacaciones: lleva compitiendo casi sin descanso desde noviembre del año pasado. Más de cien partidos a sus espaldas y dos títulos como dos soles. Será el pequeño de los Gasol, pero es grande. Gigante.

De hecho, es el segundo jugador de baloncesto de la historia que gana un anillo y un Mundial el mismo año. Hasta ahora, sólo lo había conseguido el estadounidense Lamar Odom en 2010, cuando se alzó con el anillo en los Lakers de Pau Gasol y Kobe Bryant antes de conquistar el Mundobasket de Turquía.

Marc Gasol, de 34 años, es además el único superviviente junto a Rudy Fernández de la plantilla que ganó el primer oro mundial para España en 2006.

Scariolo, por su parte, dio el salto a la NBA hace poco más de un año y se convirtió en el asistente de Nick Nurse en el banquillo de los Toronto Raptors. Un año después, los Raptors ganaron el primer anillo de la franquicia. Con la selección española tiene un palmarés también envidiable, pues ha conducido a los Gasol, Rudy, Rubio y compañía a tres oros europeos, una plata olímpica, otro bronce olímpico, uno más europeo y ahora el oro mundial.