Ozzy Osbourne ha revelado que ha sido diagnosticado con parkinson. En una visita este martes al programa Good Morning America acompañado por su esposa Sharon y sus hijos Kelly y Jack, el rockero de 71 años ha hablado abiertamente de sus problemas de salud, que obligaron a posponer dos veces en el último año su gira de despedida.

«Ha sido terriblemente desafiante para todos nosotros. Hice mi último concierto en la Nochevieja de 2018 en el Forum de Los Ángeles. Entonces tuve una mala caída y tuve que operarme de mi cuello, que dañó todos mis nervios», ha dicho el rockero.

En este punto, Ozzy ha revelado que ha sido diagnosticado con la Enfermedad de Parkinson: «No soy bueno guardando secretos. No puedo andar por ahí con esto más, porque es como que se me están acabando las excusas, ¿entiendes?»

El músico está ya medicándose para tratar la enfermedad, y ha explicado que al proceder de un «entorno de clase trabajadora», odia «decepcionar a la gente». «Odio no hacer mi trabajo. Así que cuando veo a mi esposa ir a trabajar, a mis hijos ir a trabajar mientras todo el mundo está tratando de ayudarme, eso me deprime porque no puedo contribuir con mi familia», ha explicado.