Un humor absurdo y unas escenas surrealistas caracterizan a la película que marcó la conciencia y retina de miles de espectadores en España tras su estreno en 1989. La especial realización y la inteligencia oculta tras la vulgaridad y banalidad de sus frases y diálogos cautivaron a fans y cinéfilos que encontraron en Amanece que no es poco una obra de arte que no caería fácilmente en el olvido. Prueba de ello es que se siguen recordando sus escenas más de 30 años después de su lanzamiento. Estos son algunos de los diálogos más extraños y épicos que han quedado grabados para la posteridad:

Con lo putero que es…

-¡Oye, hace mucho que no me acuesto yo con tu padre ¡con lo putero que es!
-Es que se está muriendo…
-¡Anda, pues será eso!

La moto y la madre

-Padre, padre ¿Está durmiendo padre? Me acuerdo de madre
-¿Pero no te gusta la moto que te he comprado?
-La moto es cojonuda, pero no tiene nada que ver. Usted se acuerda de lo que yo les decía en las cartas «Me apetece mucho verles a los dos cuando vuelva». ¡A los dos le decía! ¡Y cuando vuelvo la ha matado! ¿Por qué la mató, padre?
-Porque era muy mala

Minoría étnica

– Y luego te quejas de que llevas 30 años de catecúmeno. A este paso no vas a entrar nunca en el seno de la Iglesia.
-No es por eso por lo que no entro, madre. No entro porque soy negro
-¡Eres minoría étnica!
-Bueno, minoría étnica y negro como un tizón

Ayuna por los pobres

Por cierto, tú, cuando ayunas así por los pobres ¿ellos como lo notan?
-Por el cuerpo místico de Cristo
-¿Y no sería mejor que les dieras a los pobres lo que no te comes tú
-Ese es otro apartado, la Santa limosna (…) Es que para eso está la fe
-Me parece a mí que tenéis un cuajo…

La gente que va en bicicleta…

-No creas que me gusta mucho esta gente que anda todo el día en bicicleta…
-A mí tampoco. Me gusta más los días que les toca oler bien, cuando huelen a lomo de ángel. Porque esto de ir en bici lo veo yo más artificial…

Estos americanos…

-Yo es que quería defender a los americanos, porque también tienen cosas positivas.
-Vete a la mierda, hombre…

Embarazada del gusto

– Es que me has dado tanto gusto, que me has embarazado…
– Sí mujer, pero parirlo a los cinco minutos de haber realizado el acto…

El zig-zag

-Por qué anda usted en zigzag, señor Nge?
-Porque así se tarda más en hacer el recorrido y se piensa mejor adónde va uno, hijo.

Invasores

– ¿Y ustedes dos qué hacen aquí? .
– Estamos invadiendo su pueblo.

Un hombre en la cama…

– Supongo que me respetarás, ¿eh, Teodoro?.
– ¿Qué guarradas está usted pensando padre?
– ¡Déjate, déjate! Que un hombre en la cama siempre es un hombre en la cama, ¿eh?.