El Parador de Costa da Morte se ubica en una parcela de 128.000 metros cuadrados sobre la Playa de Lourido, en Muxía, a escasa distancia del Cabo Fisterra, “El Fin del Mundo” y el final de la prolongación natural del Camino de Santiago.

La arquitectura del nuevo parador se concibió para el disfrute del entorno desde todos sus espacios. El autor del proyecto original fue el arquitecto gallego Alfonso Penela, que ideó un edificio construido en terrazas sobre la ladera, con un foco muy especial en el cuidado del medioambiente y el respeto hacia el entorno. Cuando el visitante se aproxima al parador hay momentos en el que la construcción deja de verse porque las cubiertas vegetales lo confunden con el paisaje. Su forma escalonada se adapta al desnivel del terreno, integrándole en la orografía. Para salvar la pendiente del terreno se han instalado dos novedosos ascensores panorámicos que se mueven en sentido diagonal.

“Desde fuera parece más pequeño de lo que es, porque está enterrado hacia adentro, es decir, tiene profundidad. Hay 15.000 m2 de superficie habitable dentro del edificio. A lo que se le suman tres hectáreas de terreno que llega hasta el mar. No en vano, desde cada habitación se sale a distintos caminos que terminan en la playa”, describe Julio Castro, director del nuevo parador.

“Este establecimiento se va a convertir en el parador más vanguardista de España, porque su arquitectura se integra completamente en el entorno. Todas sus cubiertas son vegetales, excepto la última, la superior, donde se mezclan diferentes materiales como cristal, zinc y maderas de bambú, haya y roble”, añade el director.

Y así es. El de Costa da Morte es un parador con arquitectura del siglo XXI donde se dan cita las leyendas de la zona, la historia del Camino de Santiago, la esencia de Galicia y la confianza de la marca Paradores. “Sin duda este parador es un homenaje a esta tierra, representa la esencia de Galicia, de la Costa da Morte y del Atlántico. El parador se va a convertir en un motor de generación de empleo directo e indirecto, de atracción turística y un dinamizador económico de esta zona”, señala Óscar López, presidente de la cadena hotelera. La espectacular acogida que ha hecho que prácticamente haya colgado ya el cartel de “lleno total” ha superado, incluso, las mejores previsiones: “Confiábamos en que el Parador de Costa da Morte sería un éxito, pero ha superado nuestras expectativas”.