El programa Callejeros hizo viral en el año 2007 su reportaje sobre unas vecinas de Valencia que llevaban años enfrentadas. El vídeo se hizo viral y se convirtió en uno de los recursos humorísticos más utilizados por las protagonistas por declaraciones tan repetidas como «nos rocía con orines y productos químicos» o «está diciendo puta, puta, puta a mí, sin ser nada de eso yo».

Hasta el año 2012, se habían interpuesto entre ellas 200 denuncias por agresiones y amenazas. Ahora, el hijo de Isabel ha revolucionado las redes sociales con un hilo en Twitter en el que relata su «terrorífica infancia».

«Mi infancia estuvo condicionada desde muy pequeño por los sucesos que tanto se han dado a conocer en la televisión. Sin embargo, me dolió en el alma que se ridiculizara así a mi madre y se formará un circo. No se dio a entender el miedo que pasábamos cada día, en nuestra propia casa», afirma Jesús.

Su vecina, Vicenta, les «hizo la vida imposible» para que abandonasen el piso en el que vivían, que pertenecía a sus abuelos. «Nos atemorizaba cada día. Ver a tu madre al límite de la cordura día sí y día también es algo que, por desgracia, sé. Mi madre luchó cada día por mantenernos a salvo a mi hermano y a mí», continúa.

«Recuerdo un día por la mañana que mi madre volvía de comprar y la vecina se le abalanzó y empezó a arañarle la cara. Mi madre pedía auxilio en medio del rellano, mientras yo la oía a través de la puerta. No podía parar de llorar y de sentirme impotente. Tenía 7 años», confiesa el joven, que ha recibido numerosas muestras de apoyo de los usuarios de la red social.

El hijo de Isabel, a la que apodó como la ‘vecina de Valencia‘, cuenta que, cuando él tenía siete años y su hermano tres, Vicenta salía de su domicilio cada día «con un cuchillo o un cubo de lejía» para decirles que iba a matar a su madre.

«Recuerdo una noche donde ella y algunos vecinos más nos estuvieron molestando toda la noche, tocando al timbre, tocando a la puerta, insultos, excrementos en la puerta. Llamamos a la policía, pero no hicieron nada because no vieron nada extraño», afirma.

Después de muchos años de espera, Vicenta fue condenada a 9 meses de cárcel y tuvo que pagar 10.000 por haber acosado a Isabel durante años. «Por desgracia, la justicia en este país va rápida para algunos y muy lenta para otros. Muchos años tuvieron que pasar para que se hiciera justicia».

«Asumo que mi madre es un meme nacional y no me importa. Me duele cuando la gente se burla de ella, pero entiendo que no lo hacen con maldad porque no conocen la historia completa», reconoce Jesús en uno de sus últimos tuits. Sin embargo, los usuarios han defendido la lucha de su madre: «¡Un meme no, una ‘ídola’!»