La cultura financiera es fundamental en una sociedad moderna, como es la española. Su conocimiento se ha vuelto aún más crucial tras las graves crisis de los últimos años, caso de la iniciada en 2008, o la actual crisis sanitaria y económica causada por la pandemia mundial del Covid-19. Muchas de las acciones que toman las personas responden a motivos económicos.

Con el ánimo de contribuir a la formación financiera, el Instituto Santalucía publica el libro ‘Cuentos y juegos para entender el dinero’ escrito por Amalia Guerrero. Lo hará también con motivo del Día de la Educación Financiera que se celebra el 5 de octubre. Será presentado oficialmente el 15 de octubre mediante la conferencia virtual «Educación Financiera para niños: una prioridad país» que organiza el Grupo Santalucía. Se puede acceder al libro de forma gratuita a través de internet.

El Instituto Santalucía es un foro de debate del Grupo Santalucía que trata de contribuir al fomento de la educación financiera en la sociedad. Está enfocado en «el ahorro sostenible, en ayudar a las personas a entender sus decisiones financieras y en promover la colaboración colectiva para cambiar las actitudes de los consumidores hacia el ahorro a largo plazo».

El nuevo libro responde a las propuestas realizadas desde la OCDE y la Comisión Europea tras la evaluación de los conocimientos financieros de los estudiantes por el Informe PISA. España está por detrás de la media del resto de países. El estudio defiende que los jóvenes tienen que recibir una buena instrucción financiera. Y alega que los progenitores son la principal fuente de cultura monetaria de  los menores. Por ello, insta a llevar a cabo acciones de educación económica dirigidas a los padres y que estos puedan transmitirlas.

El director del Instituto Santalucía, José Manuel Jiménez, declara a El Independiente  que la obra «está enfocada de una manera muy amena para que pueda calar en los niños pequeños. Pero lo más importante es que les sirva de guía a los padres como herramienta de acercarse a los hijos para hablar de estos conceptos de una manera fácil».

La obra es en definitiva un manual de ayuda en la formación financiera para los padres, y está pensada para que a su vez puedan difundir los conocimientos a los menores. Se estructura en doce capítulos, en los que se combinan contenidos para niños, como son juegos o fábulas populares, que servirán a los padres en sus explicaciones.

José Manuel Jiménez sostiene que en España las instituciones públicas y privadas han realizado una labor de concienciación en la formación económica «muy buena», aunque afirma que la evolución de las encuestas no ha sido «tan positiva» como esperaban. Asegura que «las sociedades con un alto nivel de desarrollo económico tienen altos niveles de conocimientos financieros».

Destaca que «la educación financiera no es obligatoria dentro de las diferentes materias en España. Aun así, existen charlas y cursos no curriculares que se imparten en la escuela aunque la base de está educación se está dando dentro de la familia, por eso es muy importante que los padres tengan los conocimientos básicos claros». Propone que se reciba formación económica «a edades tempranas y durante toda la vida obligatoria educativa de nuestros jóvenes». Considera que «debería ser una materia curricular y reglada».

El Consejero Director General del Grupo Santalucía, Andrés Romero, ha expresado que están «firmemente comprometidos con la Agenda 2030 de Naciones Unidas, así como con el Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) 4, Educación de Calidad, y que trabajan día a día para apoyar estas metas globales con la firme determinación de no dejar a nadie atrás y seguir respondiendo a las necesidades y expectativas de la Sociedad».