Tendencias

'La vacuna' que llega en forma de cerveza

«Una tarde en la que estaba hablando por videollamada con unas amigas, comenzamos a pensar qué podíamos hacer para llenar nuestro tiempo libre, ya que todas éramos madres trabajadoras que estaban encerradas. Una propuso hacer camisetas que dijeran ‘yo sobreviví al coronavirus’. Luego pensé que por qué no íbamos a producir una cerveza», cuenta a El Independiente Mónica Prieto, co-creadora de La Vacuna, la nueva bebida hecha a base de cebada y pomelo «destinada a alegrar e insuflar ánimos a todos aquellos que tanto lo necesitan en estos momentos», informan desde la entidad.

Este es un claro ejemplo de que no todas las conversaciones que tuvieron lugar durante el confinamiento más duro no sirvieron exclusivamente para que amigos y familiares cortaran las distancias, sino que han posibilitado también crear una bebida innovadora que incluyera entre sus ingredientes el cítrico, algo que «no se había utilizado hasta ahora en la elaboración de una cerveza», indica Prieto.

La Vacuna fue concebida como una especie de antídoto contra «el mal rollo», que permitiera «celebrar la amistad en tiempos de dificultad», cuenta Prieto. «Tendría que tratarse de algo que sintetizara muy bien la felicidad y la fuerza que te brinda pasar tiempo de calidad con la gente que te importa, aunque tenga que ser vía online. En ese momento, varias de nosotras teníamos un vaso de cerveza delante, y nos dimos cuenta de que tomarte una caña con tus amigos es una de las actividades más placenteras y qué mejor encarna esa sensación de refugio que todos necesitamos». Y así es cómo nació La Vacuna.

Cerveza La Vacuna

La puesta en marcha de este producto no sería la primera ocasión en la que Mónica Prieto entrase en contacto con el sector de la hostelería, puesto que regenta junto a su marido una cervecería alemana. Aunque la creación de La Vacuna fue a consecuencia del confinamiento, confiesa que llevaba un tiempo queriendo crear un producto desde cero, ya que deseaba que su única labor no fuera «atender en la barra». La idea fue tomando forma cuando Prieto se puso en contacto con su sobrino, quien tiene una fábrica en Lérida que elabora cervezas artesanales: «Él nos dijo que era posible». Posteriormente, la co-creadora de la bebida consultó a un especialista en patentes que no le puso pegas para superar la primera fase. Ahora están a la espera de recibir «el visto bueno».

En cuanto a la producción, Prieto escogió a los cerveceros Click&Brew, la fábrica colaborativa de cerveza. Una vez elaborado el producto, Prieto se puso en contacto con la empresa especializada en marketing gastronómico, APLUS Gastromarekting, para que diera a conocer el producto. Las creadoras reconocen carecer de nociones de marketing, por lo que se vieron en la necesidad de asociarse con especialistas. «Ellos nos están ayudando a que nuestro producto llegue a la gente no solo a través de nuestro establecimiento, donde ya la pueden tomar».

Aquel que vaya a saborearla, se encontrará con una lager refrescante en cuya receta «coexisten agua, malta de cebada, copos de cebada, lúpulo, levadura o pomelo. El sabor suave a caramelo, unas notas de miel de la malta Pilsen y el característico dulzor amargo del pomelo se integran perfectamente en una cerveza bien equilibrada. con un final seco, crujiente y un retrogusto amargo pero que desaparece rápidamente». Aun así, La Vacuna no pretende ser una cerveza de fruta, sino, «una lager con un toque de pomelo, una bebida refrescante y divertida para todos los públicos».

Prieto cree que se trata de una cerveza saludable a la par que transgresora por ese toque de pomelo. «Es un producto que es sinónimo de felicidad y que permite brindar con los amigos o familiares». Tanto para ella como para su marido la cerveza es un elemento esencial. En cuanto a los consumidores, señala que, de momento, a todo el mundo le encanta y que nadie ha hecho comentarios negativos.

Pese a que en estos momento el mundo está sumido en un ambiente de «negatividad y desgracias», sin embargo, la «vida continúa» y en este caso «es importante encontrar un momento en el día para poder parar, degustar algo y disfrutar de un momento placentero. Estamos todos inmersos en una vida muy negativa y esta cerveza me parece algo fantástico para regalar, es una vacuna de felicidad».

El guiño al personal sanitario

En cuanto al nombre escogido para la marca, Diego Olmedilla, presidente de APLUS Gastromarketing, asegura que la intención de los creadores «no ha sido frivolizar con un asunto que a todos nos preocupa mucho, sino poner nuestro granito de arena para reforzar ese espíritu de resistencia que nos ha mantenido unidos y con buen ánimo durante todos estos meses».

Por otro lado, además de que el nombre haga referencia a la cuestión sanitaria, tanto Prieto como sus amigas han querido hacer un homenaje al personal que se esta «dejando la piel estos meses», por lo que han diseñado una etiqueta en la que aparece una enfermera: «Habría que erigirle un monumento a esa gente», señala.

Además de encontrarse en el establecimiento de su propiedad, La Vacuna puede disfrutarse en numerosos bares y puntos de venta habituales. Con un precio de venta al público de 2,95€ euros, una parte de ese importe (20 céntimos de cada botella) está destinado a acción social a través de la Fundación AMÁS Empleo, que impulsa proyectos de inclusión laboral para personas con diversidad funcional.

«Nosotros queríamos colaborar con alguna asociación porque siempre es bueno poder ayudar, por lo que damos 20 céntimos de cada botella. A través de nuestro socio de AMÁS nos propuso la idea de colaborar con la fundación a+ que colabora con discapacitados».

Y así es como, lo que empezó siendo motivo de varias reuniones a través de la plataforma zoom, se convirtió en una realidad. «Nosotras nos tomábamos una cerveza o una copa de vino mientras hablábamos. No todas somos del sector hostelero, ni siquiera vivimos en la misma ciudad. Una es de Madrid, otra de Bali y hay una tercera en París». Sin embargo, ni la distancia ni la pandemia han detenido a las creadoras de esta vacuna que llega en forma de cerveza.

Comentar ()