El músico y artista Antonio Arias, fundador y líder del grupo Lagartija Nick, ha presentado el disco ‘Hola Tierra‘, en el que pone música a los poemas del astronauta de la NASA e ingeniero estadounidense Al Worden compilados en ‘Hello Earth. Greetings from Endeavour’.

«En mi mente estaba devolver las palabras a donde fueron creadas: al espacio», ha señalado el músico en la presentación del proyecto, que además del disco (a la venta el 23 de abril) incluye la realización de un documental y también la publicación de un libro-disco el 4 de junio con canciones extras, traducciones del poemario y un prólogo del ministro de Ciencia, Pedro Duque.

Ha habido muchos astronautas que han tratado de explicar su experiencia, pero ninguno sintetiza tan bien ese momento de epifanía y el asombro que él percibe

Antonio Arias

Arias ha explicado la génesis del proyecto y su interés por los poemas de Worden. «Fue un libro muy difícil de conseguir y el contar con la voz y perfecta dicción en inglés de Annie B Sweet en uno de los temas ayudó a convencer a la familia del astronauta», ha señalado el músico granadino.

«Ha habido muchos astronautas que han tratado de explicar su experiencia, pero ninguno sintetiza tan bien ese momento de epifanía y el asombro que él percibe: no hay palabras que lo puedan expresar a través de una manifestación artística. Además, sus poemas hablan de su momento también, como la Guerra de Vietnam», ha destacado.

Ni Góngora ni Lorca

Arias, que ya ha traspasado la frontera de juntar música y ciencia a través de sus trabajos previos bajo la etiqueta de ‘Multiverso’, considera que en ‘Hola Tierra’ la música servirá para «aportar un sentimiento al lenguaje». Además, esta mezcla supone un paso más en responder a preguntas sobre el origen humano. «¿De dónde venimos? ¿Qué hacemos aquí? ¿A qué podemos aspirar? La persecución para responder a esto nos va a matar de curiosidad. Pero si la ciencia las responde, el hombre nunca estará de acuerdo en que todo llegue a un único punto», ha advertido.

Para Arias, la poesía de Worden no es «erudita» –«no estamos hablando de Góngora o de Lorca», ha reconocido–, pero cuenta con ese factor de «epifanía» que la hace más atractiva. «De las expediciones que llegaban a la Luna, muchos astronautas volvieron convertidos en otra cosa distinta: pintor, fundador de una nueva religión…estos militares de formación muy estricta viven momentos de epifanías que necesitan desarrollarlos con el arte», ha defendido.

Quizás uno de los momentos más emotivos de ese poemario sea cuando se hable de la cara oculta de la Luna. «Era el momento en el que ellos se quedaban más preocupados que otra cosa, pero también con una soledad que les hacía reflexionar. Armstrong dijo que no vio estrellas y Worden que solo vio estrellas. En cuanto sale de la Tierra, el hombre ve el universo distinto», ha afirmado.

La belleza de la astrofísica

Arias ha contado también su relación laboral con el ministro de Ciencia, Pedro Duque –quien participa, además de en el prólogo, en el documental–. «Cuando volvió de su viaje al espacio en el año 98, en Granada se abrió un tablao flamenco y él fue allí. Una amiga mía, que era bailarina, le dio una de mis maquetas mientras bailaba, porque yo quería colaborar con él, y él terminó por darme su mail de la NASA», ha comentado con humor.

Isabel Márquez, vicedirectora de ciencia y directora científica del Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC), que participa en el documental, ha defendido este trabajo multidisciplinar. «Es la conjunción perfecta de algo que llega a la emoción y es la mejor manera de llegar a la gente. Las imágenes astrofísicas son muy bellas, pero a la emoción también se llega desde la palabra», ha explicado.

Por su parte, el director del Instituto Cervantes, Luis García Montero, ha pedido más proyectos multidisciplinares. «Si la ciencia pierde sus raíces y no esta en dialogo con la conciencia humana, lo que sale herido es el ser humano. «Qué cretino es el que se mete con las humanidades o la ciencia, porque todo produce una hermandad para una sociedad más libre», ha concluido.