La historia de Peris Costumes se puede trazar entre puntadas de diferentes épocas y artes escénicas. Des del teatro, hasta el cine y pasando por la televisión, y desde los pespuntes de trajes falleros hasta la moda de Regencia que hoy luce la indumentaria de los protagonistas de The Bridgerton o The Crown. Así es la travesía de la sastrería del siglo XXI,«una de las más grandes del mundo», dice en una entrevista para EFE Javier Toledo, consejero delegado de la compañía.

165 años que atesoran seis millones de piezas elaboradas en torno a las grandes obras del cine y el teatro nacional e internacional, guardan su sede principal en Algete (Madrid), aunque el origen de Peris Costumes, está en una pequeña sastrería familiar de Valencia fundada en 1856 para confeccionar trajes para el mundo del espectáculo.

Imagen de archivo de la sastrería Peris Costumes. Peris Costumes

Hemos participado en series como ‘Élite’, ‘Vikingos’, ‘Los Bridgerton’, ‘Gambito de dama’ o ‘La Casa de Papel’»

javier toledo

Mucho ha llovido desde entonces. Y es que el traslado de su negocio a la capital a finales del siglo XIX y su expansión internacional en 2012 supuso su verdadero despegue hacia el éxito. Ahora, la compañía especialista no solo en la confección, sino en el alquiler de vestuario al sector audiovisual, consta con una posición inigualable en este y con seis sucursales en Europa, (que incluyen Lisboa, Viena y Berlín) y una en Londres, entre otras que la hacen ser una flamante y reconocida multinacional: «estamos Europa, Estados Unidos y Sudáfrica, y fabricamos en España, Portugal y Polonia» cuenta con orgullo Toledo.

Su carta de presentación son todas sus producciones: desde los trajes de las series históricas Isabel o María Antonieta, hasta los aristocráticos y coloridos diseños de The Crown, Emily en París, Gambito de Dama, Elite, Vikingos o Peaky Blinders, películas como Espartaco, La promesa al amanecer o Mulán, y hasta óperas que han lucido en el Teatro Real tales como Otelo, con Plácido Domingo a la cabeza.

Peris cuenta con costureras y patronistas, expertos documentalistas y especialistas en buscar textiles, teñir y envejecer paños, o confeccionar uniformes. Además, trabajan también en la confección de uniformes y trato del cuero o fabricación de calzado, y por los pasillos de sus almacenes, que suman ya 22.000 metros cuadrados, pasean diariamente figurinistas de todo el mundo en busca de vestuario y complementos de todas las épocas, «desde el período antiguo cuando el hombre usaba taparrabos, hasta las prendas de ayer mismo».

El ‘boom‘ de las plataformas en streaming : de 100 a 500 producciones anuales

El boom de las plataformas en streaming y de las series de los últimos años, no ha hecho más que aumentar el ritmo de negocio y prestigio de Peris Costumes. Su rutina ha pasado a ser sinónimo de una actividad frenética y sin pausas, y pese a la pandemia, la firma ha pasado de hacer 100 producciones al año a unas 400 o 500. «Ha sido una explosión de pedidos, la mayoría, un 70%, para series. Las plataformas necesitan generar contenidos muy rápido y por eso los plazos de entrega se han reducido», asegura para EFE María Ortega, gerente de proyectos de la compañía.

Productores de cine, televisión, teatro y publicidad de todo el planeta, llevan décadas contratando los servicios de una sastrería centenaria que ha convertido el negocio del alquiler de vestuario en una compañía de servicios que crece diariamente en talla, cantidad y calidad.

Imagen de archivo de la serie ‘The Bridgerton’. Netflix