La activista medioambiental sueca Greta Thunberg, que hoy ocupa la portada de la primera edición escandinava de la revista Vogue, acusó a la industria de la moda de ser uno de los principales culpables de la crisis climática.

«La industria de la moda es un enorme contribuyente a la situación de emergencia climática y ecológica, por no mencionar su impacto en incontables trabajadores y comunidades explotados por todo el mundo para que algunos disfruten de moda rápida que muchos tratan como objeto desechable», escribe en su página de Instagram.

La revista, por su parte le dedica unas cálidas palabras agradeciendo su labor en la lucha contra el cambio climático: «Esta es la voz que ha amonestado a los líderes políticos de todo el mundo y ha reprendido a los directores ejecutivos de empresas globales. Esta es la voz que le ha dicho al mundo adulto que le ha fallado a la juventud y una voz que ha llamado a la acción sobre la crisis climática en las conversaciones en la ONU».