El torero Javier Cortés, herido al entrar a matar al primer toro de la corrida que se celebra este viernes en Linares (Jaén), ha sido intervenido en la enfermería de una «cornada en el glúteo derecho con una trayectoria hacia abajo y con afectación del esfínter anal, de pronóstico grave».

Tras la intervención, el diestro madrileño ha sido trasladado al hospital Universitario San Agustín para ser sometido a más pruebas, concluye el parte médico al que ha tenido acceso EFE y que firma el doctor Rafael Flores Arcas.

Según fuentes de su cuadrilla, el percance ha sido «menos grave» de lo que ha parecido en un primer momento en la plaza, y la cornada, que aparentemente no afecta a zonas sensibles, le ha producido un desgarro «de unos cuatro centímetros hacia fuera y unos 12 hacia abajo».

El propio torero quería salir a matar al cuarto toro, segundo de su lote, pero los médicos se lo han impedido; primero por el carácter del propio percance, y también por el efecto de la anestesia que le han puesto para ser intervenido.

Cortés había estado muy firme con ese primer toro, de la ganadería de Ana Romero, al que saludó de forma brillante por verónicas y por delantales, y al que ha instrumentado una faena de mucha capacidad y suficiencia ante un animal que fue orientándose y desarrollando aviesas intenciones a medida que avanzaba su lidia.

Al ejecutar la suerte suprema, el animal se le puso por delante, tirándole un derrote seco al pecho, derribándole y haciéndole caer sobre la arena, momento en el que el astado volvió a hacer por él, propinándole una tremenda paliza y levantándolo otra vez de forma espeluznante en lo que fueron unos momentos de verdadera angustia.

Rápidamente fue llevado a la enfermería para, finalmente, ser derivado al hospital a ser sometido a diversas pruebas que determinen el verdadero alcance de la cornada.

Adrián de Torres ha sido el encargado de finiquitar a este primer toro de un festejo que ha quedado en un improvisado mano a mano entre el propio De Torres y Tomás Angulo, con reses de la ganadería de Ana Romero.